En sus palabras

Arcas vacías y deudas pendientes: nuevos alcaldes claman por la herencia recibida

Presupuestos hipotecados, partidas prácticamente agotadas y muchas facturas sin pagar en los concellos que cambiaron de regidor
Cuíña con un ejemplar de Diario de Pontevedra antes del comienzo de un Pleno. Enfrente de él, Crespo
photo_camera Cuíña con un ejemplar de Diario de Pontevedra antes del comienzo de un Pleno. Enfrente de él, Crespo

Ya han pasado casi dos meses y medio desde las últimas elecciones municipales, tiempo suficiente como para que los nuevos Gobiernos locales conozcan con exactitud la situación económica de sus ayuntamientos. Tras la alegría de la victoria, muchos de ellos se han topado de frente con un panorama mucho menos alentador: partidas agotadas, arcas vacías y, en algunos casos, facturas pendientes.

Son los ayuntamientos en los que se ha producido un cambio político los que han optado por sacar a la luz esta situación, que se repite en casi todas las comarcas.

En la de Pontevedra, el municipio de Barro es un ejemplo. Según explicó su alcalde, Xosé Manuel Fernández Abraldes, la nueva Administración municipal no tiene ningún margen de maniobra hasta que apruebe el próximo Presupuesto.

''Nós xa coñeciamos a situación económica do Concello, porque hai un par de anos aprobouse un plan de pago a provedores e sóubose que había no caixón máis dun millón de euros en facturas pendentes de pago. O Orzamento que se aprobou para este ano foi de 1,9 millóns de euros, pero desa cantidade 1,2 millóns son en realidade para saldar o crédito que se solicitara para facerlle fronte a esas facturas impagadas. En resumo, o anterior Goberno deixou o Orzamento deste ano totalmente esgotado e agora mesmo só queda unha partida para gasto corrente que xa está comprometida para afrontar as cousas básicas do Concello'', manifestó el regidor. ''Para novas actuacións non hai nada de nada. Estamos cruzando os dedos para que non haxa emerxencias e imos cubrindo as necesidades co persoal municipal e buscando a colaboración dos colectivos e da xente, tirando de imaxinación''.

Otro de los alcaldes que ha denunciado públicamente el agotamiento de partidas presupuestarias por parte del anterior Gobierno es el de Ponte Caldelas, Andrés Díaz. En palabras suyas, ''despois de perder as eleccións e estando xa en funcións, o anterior alcalde, Perfecto Rodríguez, aumentou en 15.000 euros o orzamento para a Festa da Troita contratando á París de Noia, a pesar de que o cartel xa estaba pechado. Pero a situación é similar en todas ás áreas. A partida para compra de material de obras non chega nin a 4.000 euros, e así pasa con todo. Seguramente teremos que facer algunha modificación de crédito para continuar ata que aprobemos o Orzamento de 2016, algo que esperamos facer no vindeiro novembro'', señaló Díaz.

En Cambados la situación es bastante peor. El portavoz municipal y concejal de Facenda, Xurxo Charlín, afirmó que ''o anterior Goberno deixou ao Concello hipotecado para este ano e para o ano que vén''. Según puntualizó, ''ese mesmo Goberno dicía que había un remanente de 500.000 euros, pero o que había en realidade eran 1,5 millóns de euros en facturas impagadas e partidas orzamentarias a cero''.

Charlín subrayó que ''no Pleno de xullo tivemos que aprobar xa un recoñecemento de crédito de 150.000 euros para abonar pagos pendentes e agora temos enriba da mesa outros 400.000 euros máis, pero as facturas seguen chegando. A maior parte delas son do ano 2014, que estaban sen liquidar''.

Según el concejal de Facenda cambadés, este panorama tiene a la Administración municipal con las manos atadas, puesto que, además de afrontar pagos heredados, ''as partidas do Orzamento están esgotadas: para infraestruturas e obras non temos nada, para publicidade quedan 200 euros... Estamos tratando de aforrar o máximo posible para que o Concello non teña que ser intervido polo Estado''.

La deuda es también el principal problema económico con el que se ha encontrado el nuevo Gobierno de Lalín. Tal y como explicaron fuentes municipales, ''a débeda ascende a máis de catro millóns de euros, que no seu día se destinaron sobre todo a facer obras faraónicas durante a última etapa do Goberno de Crespo''.

La Administración municipal añadió que está tratando de gestionar cumpliendo la Ley de Estabilidad Presupuestaria e intentando reducir la deuda ''sen renunciar á prestación de servizos sociais, que é a principal seña de identidade deste Goberno''. En todo caso, precisó que el equipo liderado por el alcalde Rafael Cuíña no está teniendo tantos problemas como otros ayuntamientos porque el Presupuesto de este año todavía cuenta con fondos y las partidas existentes le dejan margen de maniobra para actuar.

En Sanxenxo, el cuatripartito formado por SAL, BNG, PSOE y Sanxenxo Pode ha encontrado una situación relativamente controlada, puesto que, tal y como indicó su concejal de Facenda, David Otero, ''o Concello está baixo un plan de axuste económico e o Orzamento en vigor é o de 2013 prorrogado e iso non permite unha alegría de gasto como a que se produciu noutros lugares. Non a permitíu antes nin a permite agora''.

Con todo, aclaró que ''nalgunhas áreas estamos baixo mínimos e noutras temos máis marxe'' y añadió que ''aínda non estamos en disposición de facer un Orzamento novo''.

En el caso de Vilagarcía de Arousa, el nuevo Gobierno no ha podido analizar la situación de las arcas municipales, puesto que aún está pendiente de celebrar el Pleno de organización.

Sí lo ha hecho el Ejecutivo de la Deputación, que ya ha denunciado públicamente que el Gobierno de Louzán dejó las cuentas ''prácticamente a cero''. Tanto el Plan Provincial de Obras e Servizos, como el Plan de Acción Municipal (destinado a subvencionar actividades culturales, deportivas y sociales) y el Plan de Acción Comunitaria (para colectivos vecinales) están casi agotados.

Comentarios