Arranca el juicio contra un exconcursante de 'GH Revolution' por presuntos abusos

El pleito se suspendió en febrero tras no presentarse la perjudicada por "problemas psiquiátricos"
El exconcursante del programa 'Gran Hermano Revolution', José María López Pérez, a su llegada al juicio. EUROPA PRESS
photo_camera El exconcursante del programa 'Gran Hermano Revolution', José María López Pérez, a su llegada al juicio. EUROPA PRESS

El Juzgado de lo Penal número 18 de Madrid juzgará este jueves a José María López Pérez, exconcursante del programa de televisión Gran Hermano Revolution acusado de un delito de abusos sexuales dentro de la casa de Guadalix en la edición de 2017

El juicio se celebra este jueves a partir de las 9.30 horas y el día 8 después de que el pasado febrero la jueza suspendiera la vista oral al no presentarse la víctima por "problemas psiquiátricos", tal y como manifestó su abogado. 

Se paralizó la vista hasta que la joven fuera valorada por un médico forense. En el informe pericial de la clínica forense se concluye que la víctima puede declarar como testigo. 

El fiscal solicita una pena de dos años y seis meses de cárcel y le reclama una indemnización de 6.000 euros por los daños morales causados a la víctima, idéntica cantidad que a la productora del programa por los daños ocasionados a raíz de la exhibición a la perjudicada de las imágenes grabadas. 

El escrito de acusación señala que Gran Hermano Revolution es un reality televisivo emitido por Telecinco, cuya productora era Zeppelin Televisión S.A.U., y que se desarrollaba en una casa situada en la localidad de Guadalix de la Sierra

En este sentido, la Fiscalía recuerda que el objeto del programa es la retransmisión durante 24 horas de la convivencia de los participantes conforme al reglamento de convivencia del programa, "del que se deduce una relación de trabajo de los concursantes con la productora".

El exconcursante del programa 'Gran Hermano Revolution', José María López Pérez, durante el juicio. EUROPA PRESS
El exconcursante del programa 'Gran Hermano Revolution', José María López Pérez, durante el juicio. EUROPA PRESS

Bebidas alcohólicas

Los hechos se remontan al 3 de noviembre de 2017, cuando se organizó una fiesta en el interior de la casa "en la que por el programa suministró a los concursantes bebidas alcohólicas". 

En esa misma vivienda se encontraba la también la concursante Carlota P. A., con quien el acusado había comenzado una relación sentimental unos días antes. 

La joven, que durante el transcurso de la fiesta había ingerido "escasos" alimentos, bebió "al menos "cuatro chupitos de tequila, "por lo que alcanzó un estado de embriaguez que fue acentuándose y evidenciándose a partir de la media noche". 

Así, sobre la una y media de la madruga del día siguiente y, cuando ambos se encontraban en el dormitorio que ocupaban, José María López Pérez, "que ya se había desprendido de sus pantalones", ayudó a la otra concursante a descalzarse y a introducirse en la cama que venían compartiendo. En ese momento, según afirma la Fiscalía, la joven conservaba puesta la "totalidad" de su vestimenta

Acto seguido el acusado se introdujo en la cama mientras que la joven permanecía en silencio "en posición decúbito supino y con los ojos cerrados, realizando movimientos lentos y pesados, debido a su estado". 

José María López Pérez, "guiado por un ánimo libidinoso y a sabiendas del estado de semiconsciencia en que se encontraba y aprovechándose de esta circunstancia, comenzó a realizar bajo el edredón movimientos de claro contenido sexual, pese a que balbuceando débilmente, dijo "no puedo"". 

A continuación el acusado apretó su cuerpo contra el de la joven "en aras de satisfacer su deseo sexual, pese a que ella hasta en dos ocasiones levantó la mano como queriendo decirle que parara". 

Al mismo tiempo José María López Pérez pidió "en varias ocasiones a la concursante que abriera los ojos, pero la víctima permaneció inmóvil". Cuando ya el acusado le preguntó cómo se encontraba, ella "sólo" acertó a responder que se quitara, "momento en que aquélla se giró quedando de espaldas al acusado". 

La Fiscalía pone de manifiesto en su escrito que José María López Pérez, tras cubrir a ambos con un edredón "continuó realizando tocamientos, frotamientos y movimientos de contenido netamente sexual, despojando a la víctima de su vestimenta, liberándole parcialmente de su ropa interior y desabrochándole el sujetador, pese a que ésta se encontraba ya en estado de inconsciencia".