Martes. 12.12.2017 |
El tiempo
Martes. 12.12.2017
El tiempo

Asaltan la capilla de San Mauro tras fracturar uno de sus lucernarios

El templo permanece cerrado durante los días laborables
El templo permanece cerrado durante los días laborables
Los cacos se llevaron los lampadarios y forzaron el sagrario del templo religioso

El sacerdote de la capilla de San Mauro, ubicada en la plaza del mismo nombre, muy cerca del cementerio municipal, se encontró este jueves con una sorpresa que no esperaba. Desconocidos aprovecharon la impunidad de la noche para forzar uno de los lucernarios del templo, lo que les permitió acceder al interior y campar a sus anchas en busca de un jugoso botín. A falta de concretar el saldo final del robo, los propietarios echaron el falta dos lampadarios y comprobaron que el sagrario presentaba signos de haber sido forzado.

POLICÍA CIENTÍFICA. Varias patrullas de la Comisaría Provincial se desplazaron al lugar de los hechos en busca de pruebas. Los especialistas de la Brigada Provincial de Policía Científica acudieron a continuación para realizar una inspección ocular sobre el terreno e intentar recabar restos biológicos que puedan servir de ayuda para la identificación de los autores del asalto, siempre y cuando hallan dejado huellas (hoy por hoy, el 99 por ciento de los ladrones utilizan guantes) y si forman parte de los archivos de personas con antecedentes de los que disponen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En cuanto al valor de los lampadarios, las estructuras sobre las que se ubican los grupos de velas, se calcula que cada uno de ellos se tasa en más de 1.000 euros, en función de su tamaño.

Por otra parte, en los últimos meses se vienen reproduciendo quejas de los vecinos del barrio de San Mauro en relación con la presencia de grupos de jóvenes que se reúnen en las inmediaciones de la capilla para consumir alcohol.

Además, también protestan por el estacionamiento de vehículos en la citada plaza, obstaculizando el paso de los vehículos.

Asaltan la capilla de San Mauro tras fracturar uno de sus lucernarios