Viernes. 24.11.2017 |
El tiempo
Viernes. 24.11.2017
El tiempo

Barro rechaza el tramo final de la A-57 y pide que se valore su alternativa

El alcalde de Barro, Xosé Manuel Fernández Abraldes
El alcalde de Barro, Xosé Manuel Fernández Abraldes
El Gobierno exige una posición clara de la conselleira de Infraestructuras, que en un principio respaldó la posición municipal de enlazar la autovía a la altura del peaje de la AP-9

El Gobierno municipal de Barro se mantiene en sus trece y seguirá trabajando para que se cambie el proyecto del tramo final de la A-57, que llega hasta la localidad de Curro y que divide la parroquia en dos partes. Así lo anunció este jueves el alcalde del municipio, Xosé Manuel Fernández Abraldes, tras la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto de la A-57 en el tramo Peleteiros-Barro, y que no tiene en cuenta las alegaciones del Concello. "A nosa alternativa non é valorada, e non sabemos porque se decantan pola alternativa CO-3 e non pola CO-5, que é a que propoñemos nós", apuntó el mandatario municipal.

La solución estaría, indica, en dividir el último tramo de la carretera, a la altura de la AP-9, para alejar el tráfico de la zona poblada. Así, la CO-5 propone enlazar la carretera justo en el punto del peaje, con el macromuro y las demás vías de comunicación.


El alcalde no entiende el motivo por el que la alternativa del Gobierno no es valorada ni por qué se decantan por la CO-3


Por ello, el alcalde anuncia que "seguiremos mantendo a nosa posición e faremos os movementos políticos que fagan falta" para que el Ministerio de Fomento considere y "cambie a alternativa escollida e desa maneira evitar o gran impacto que suporía para toda a zona de Curro, tanto na zona da Igrexa como na de Bretoña, a construcción dun novo ramal non previsto inicialmente para enlazar coa PO-531".

El Gobierno defiende también que esta actuación afecta negativamente a las previsiones de mejora de la PO-531. "Fará que o tráfico que con dirección ao polígono ou ao macromuro, que non queira entrar na autovía, teña que pasar obrigatoriamente polo tramo da antiga estrada PO-531, que non reúne as condicións para volver a soportar máis tráfico do que recibe actualmente, ao anular o tramo desa estrada construido no seu día para desviar o tráfico dese punto conflictivo", dice.

Fernández Abraldes aseguró que ya tiene pedida una reunión en la Demarcación de Carreteiras do Estado de Galicia, ya que en la anterior, mantenida con su responsable, "confirmou que as alegacións do Concello lle parecían moi razoables pero que había que esperar á publicación da declaración de impacto ambiental". Sin embargo, esa publicación ya se produjo, "sen que se explique por que se descarta a alternativa CO-5 proposta polo Concello e que seguirá a defender diante do Ministerio", indicó el Gobierno.

Asimismo, Abraldes tiene también solicitada otra reunión con la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, "que nun principio manifestou que estaba dacordo coa nosa alternativa". Por ello, pide que se aclare cuál es su posición al respecto sobre la propuesta del Ministerio, "pois parece que aínda que piden priorizar a alternativa CO-5, tampouco rexeita a 'CO-3 con melloras'".

El alcalde de Barro solicita a la conselleira "que manteña unha posición clara diante do Ministerio de rexeitamento a esa proposta, polo que significa de cambios negativos con respecto á PO-531 da súa titularidade e o impacto tan agresivo que tería para o Concello e os veciños e veciñas de Barro, de levarse a cabo o proxecto, tal e como está previsto".

Barro rechaza el tramo final de la A-57 y pide que se valore su...