sábado. 21.05.2022 |
El tiempo
sábado. 21.05.2022
El tiempo

Bienvenida a Bale, despedida a Ozil

El galés Gareth Bale, nuevo futbolista del Real Madrid, mostró hoy la ilusión de cumplir "un sueño" de infancia, durante su presentación en el estadio Santiago Bernabéu, donde fue aclamado por sus nuevos seguidores.

"Es increíble estar aquí. Es un sueño hecho realidad. Espero ayudar al equipo a tener éxito y que podamos ganar este año la Décima Copa de Europa", afirmó en su idioma natal en sus primeras palabras como madridista.

Bale se atrevió a hablar en castellano antes de recibir del presidente Florentino Pérez su primera camiseta del Real Madrid con el dorsal 11 a su espalda. "Es un sueño para mi estar en Madrid. Gracias por esta gran acogida. Hala Madrid", dijo para desatar la locura de los cerca de 25.000 aficionados que no pararon de corear su nombre.

Tras el acto de presentación en el palco de honor, donde Gareth Bale estuvo acompañado por familiares y la junta directiva del Real Madrid, el futbolista galés se dirigió a los vestuarios para cambiar el traje oscuro con corbata negra que lucía, por el traje de corto de su nuevo equipo y pisar el césped del Santiago Bernabéu.

Bale mostró su ilusión de convertirse de blanco en "el mejor jugador del mundo", pero quiso profesar, al mismo tiempo, su máximo respeto a su admirado Cristiano Ronaldo, al que calificó como "el jefe". "Cristiano es para mí el mejor jugador del mundo y es un factor muy importante por el que quería venir al Real Madrid", admitió Bale en su presentación en el estadio Santiago Bernabéu. "El equipo está lleno de jugadores que están entre los mejores del mundo. Será un honor jugar junto a Cristiano. Tenemos un equipo estupendo y espero que ganemos muchos títulos juntos", añadió.

Bale demostró, como hizo en el Barcelona el brasileño Neymar con el argentino Leo Messi, que respeta los roles que existen en el Real Madrid que llega. "Cristiano es el jefe, el jugador principal y el mejor del mundo. Quiero aprender todo lo que pueda de él y ayudar al equipo a ganar trofeos", manifestó.

Mientras coreaban un nuevo nombre, muchos de los aficionados congregados este mediodía en el Bernabéu se acordaban de uno que pasa a la historia del club, el del centrocampista alemán Mesut Ozil.

El jugador se sometía hoy a la revisión médica previa a la firma de su contrato con el inglés Arsenal en Múnich, donde se encuentra para asistir a la concentración de la selección alemana.

Así lo aseguraba al menos el diario popular alemán Bild en su página web, en la que detallaba que el internacional estaba pasando la revisión en la consulta del reputado médico deportivo, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, el experto que habitualmente atiende a los jugadores del Bayern de Múnich de Pep Guardiola.

El fichaje de Özil se daba por hecho en medios ingleses, aunque en Madrid se destacaban más las dudas del jugador que el acuerdo que se confirmó horas más tarde. Esta misma mañana los cánticos a Bale se vieron empañados por momentos por los de ''Ozil no se vende''.

Según el diario,  la cifra acordada por el Real Madrid y el Arsenal se sitúa entre 47 y 50 millones de euros.

El jugador ganaría unos 7 millones de euros netos al año durante cada una de las cinco temporadas por las que firmaría por el Arsenal.

La selección alemana tiene previsto jugar este viernes contra Austria en las Islas Feroe, en un encuentro de clasificación para el mundial 2014 en Brasil, y desde hoy se concentra en Múnich.

Bienvenida a Bale, despedida a Ozil
Comentarios