Bouso: ''Las cosas llegan cuando llegan; hay que implicarse a muerte y sacarlo adelante''

José Bouso, presidente del CD Lugo, ha asegurado hoy, en una entrevista a EFE, que su club tiene las cuentas saneadas mientras otros acumulan importantes deudas, pero necesita cubrir una ampliación de capital de más de tres millones, de los que solo ha conseguido medio millón, para seguir en el fútbol profesional: debería ser "la niña bonita y no el perjudicado".

"El que parece que ha hecho las cosas económicamente bien está siendo perjudicado cuando debería ser la niña bonita. Creo que tendría que haber más responsabilidades y exigencias, aunque creo que esto cambiará y que está en el camino", comentó el dirigente.

Afronta su novena temporada como presidente del Lugo, el equipo acaricia la permanencia, pero él no puede disfrutar del buen momento que atraviesa el club porque la ampliación de capital que necesita para convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, condición indispensable para poder continuar en el fútbol profesional, ha llegado a la segunda fase con solo el 16'7 por cien del capital suscrito.

"Esperábamos más en la primera fase, pero los comienzos los vimos muy negros y ahora somos más optimistas. Es muy complicado, pero esperemos que de una manera u otra lo podamos llevar a cabo. Nos gustaría que el club fuera de los socios y tenemos la ilusión de que llegue a buen puerto", apuntó.

Bouso confía en que todos los socios se impliquen para afrontar esta "oportunidad única que ha llegado cuando ha llegado".

"Las cosas llegan cuando llegan, no cuando se elige. Hay que implicarse a muerte y sacarlo adelante", indicó el presidente del conjunto gallego, quien señaló que sería "un fracaso muy grande" no poder hacer frente a la conversión en SAD.

"Más que fracaso, sería una decepción, pero yo soy optimista. Hay que hacer lo posible por conseguirlo. Es una lucha, un reto. Hay que animar a todo el mundo, que la gente se dé cuenta de lo que es y que se haga posible".

El dirigente lamentó que mientras el Lugo tiene unas cuentas "saneadas, impecables", debe afrontar una ampliación en la que se juega el futuro en la élite del fútbol nacional.

"Me imagino que a todos los clubes les gustaría tener unas cuentas como las nuestras. Nuestros jugadores, de momento, han cobrado siempre al día. Creo que es lo más importante, pero esto está montado así y no podemos cambiarlo. Hay clubes que están compitiendo irregularmente, que no pagan a los jugadores", declaró.

Mientras en los despachos se juega la continuidad en la Liga Adelante, en el campo el objetivo está casi logrado con 46 puntos en 32 jornadas.

"Estar a estas alturas prácticamente con el objetivo cumplido, lo firmaríamos cualquiera antes de empezar. Es un reto muy importante y la gente está orgullosa de este club, de los jugadores y el cuerpo técnico", indicó.

"Cuando algo funciona es un orgullo, pero no es un momento para disfrutar porque hay un reto más que conseguir. Aunque el deportivo está casi hecho, tenemos el de conseguir el capital. Los que estamos por detrás no podemos disfrutarlo porque tenemos una responsabilidad", añadió.

Y también hay otro reto encima de la mesa, la renovación de Quique Setién, el técnico que lleva cuatro temporadas en el club y que ha logrado llevarlo a la Liga Adelante.

"Eso es otro tema, otra cosa. Está contento aquí y nosotros también con él e imagino que todo se solucionará. Lo que me preocupa es la ampliación. El resto ya vendrá", anunció.

Setién ha declarado que una de las condiciones para quedarse es mejorar las instalaciones del club después de que esta temporada tuviera muchísimos problemas para ejercitarse con normalidad por el estado de los campos de entrenamiento.

"Lógicamente habrá que hacer algo. Estábamos muy justos con las instalaciones y el invierno con tanta agua nos ha perjudicado un montón, pero no nos podemos quedar así y hay que intentar conseguir unas instalaciones dignas, como él demanda", declaró Bouso.

El Lugo es un club diferente, en el que hasta los balones que se llevan a casa los futbolistas después de un triplete como el que anotó el pasado sábado el tinerfeño Airam Cabrera, tienen que negociarse con el director general, Carlos Mouriz, porque todo cuesta.

"Si hubiera mucha gente como Carlos en el fútbol, las cosas serían de otra manera. Se necesita mucha gente así. Parece que las cosas no tienen valor, pero todo cuesta", comentó Bouso, que no pudo evitar la carcajada al enterarse de la iniciativa de su director general.

Comentarios