Martes. 12.12.2017 |
El tiempo
Martes. 12.12.2017
El tiempo

Bremen inaugura las escalas de cruceros de lujo en el Puerto de Marín

El primer crucero arribado a la villa, el domingo, amarrado al Nuevo Muelle Comercial
El primer crucero arribado a la villa, el domingo, amarrado al Nuevo Muelle Comercial
La embarcación de Hapag-Lloyd pasó todo el domingo en la villa, donde recalaron 144 pasajeros ► El muelle en el que atracó se ampliará para acoger buques de mayor porte

El conocido como Nuevo Muelle Comercial del Puerto de Marín ya no trabajará únicamente con mercancía. Desde el pasado domingo, la dársena portuaria acoge también un nuevo tipo de tráfico, el de pasajeros de cruceros de lujo, una asignatura pendiente que tenía la rada marinense y por la que ha decidido apostar en este último ejercicio.

La llegada del Bremen, una prestigiosa embarcación propiedad de la naviera Hapag-Lloyd, fue toda una novedad en la villa marinense, en la que nunca antes habían atracado barcos de estas características. Procedente de Celeiro, el Bremen entró en la ría pontevedresa el domingo a primera hora de la mañana, y permaneció en el muelle hasta que finalizó la jornada, momento en el que puso rumbo a Viana do Castelo, el siguiente puerto registrado en la ruta que realizan los cruceristas.

El número de pasajeros que desembarcaron en la villa morracense fue de 144, a los que hay que sumar los 99 integrantes de la tripulación del Bremen. Para poder gestionar este nivel de afluencia a la rada, la Autoridad Portuaria habilitó un dispositivo especial de seguridad, dirigido por la Policía Portuaria.

Por otro lado, los visitantes tuvieron a su disposición un bus lanzadera entre el puerto y Pontevedra, por lo que muchos de ellos apenas pisaron el centro urbano marinense. Otros autocares llevaron a los cruceristas a destinos tan turísticos de la provincia como Baiona o Combarro, e incluso una de las líneas daba la opción de viajar durante el día a Santiago de Compostela.

SUITES, SAUNAS Y RELAX. Antes de recalar en Galicia, el Bremen recorrió las costas de Groenlandia, Islandia, Reino Unido, Alemania y Francia. Este barco, construido en 1990 y con bandera de Bahamas, cuenta con dos suites, que van de los 18 a los 24 metros cuadrados, y alberga en su interior solariums, una sauna, un salón de belleza y otro de fitness, diversos bares y restaurantes y hasta una biblioteca.

No en vano, la compañía a la que pertenece, Hapag-Lloyd, es la más reputada dentro del mundo de los cruceros de lujo.

Bremen inaugura las escalas de cruceros de lujo en el Puerto de Marín