lunes. 19.04.2021 |
El tiempo
lunes. 19.04.2021
El tiempo

Caso abierto en Vilanova

Dos personas trasladan el cadáver de Miguel Ángel Paz Fernández
Dos personas trasladan el cadáver de Miguel Ángel Paz Fernández
Un hombre fue asesinado cerca de su vivienda. Nada se sabe de los autores del crimen. Tres años después, su familia lucha para impedir el sobreseimiento judicial del caso

En la memoria de los habitantes de A Pantrigueira, un lugar del municipio de Vilanova, queda el revuelo registrado durante la madrugada del día 10 de abril del año 2013. Lo provocó la llegada de varios vehículos policiales, a la que siguió la de los periodistas, fotógrafos y cámaras, y no tardaron en presentarse vecinos de A Illa, de donde era la víctima, Miguel Ángel Paz Fernández, de 35 años.

Conocido con el alias de ‘Pirri’, fue asesinado durante la madrugada a unos 300 metros de la casa en la que vivía de alquiler con su esposa y su hijo, de pocos meses. No murió por una herida abierta en su cabeza realizada con un hacha, como se barajó inicialmente, sino después de haber recibido varios impactos en la misma con un mazo, reveló la autopsia que le fue realizada a su cadáver. Otra conclusión a la que llegaron los profesionales del Instituto de Medicina Legal es que el isleño fue víctima de una brutal paliza antes de que le asestasen los golpes que acabaron con su vida. Del arma utilizada, nada se supo.


Tres años después, no hay detenidos y tampoco una hipótesis oficial de cuál pudo haber sido el motivo


RASTREO. Otro dato que se hizo público en los días posteriores al crimen es que en un rastreo realizado por la Policía Judicial de la Guardia Civil en la zona donde se produjo fueron halladas manchas de sangre y restos humanos a una distancia de un centenar de metros del lugar donde se encontraba el cadáver, lo que podría indicar que los autores del asesinato dejaron en aparcado el vehículo en el que se desplazaron en las inmediaciones de A Pantrigueira. En los días que siguieron al crimen los medios de comunicación estaban en alerta porque trascendió que los autores del crimen estaban identificados y su arresto parecía inminente. Tres años después, no hay detenidos y tampoco una hipótesis oficial de cuál pudo haber sido el motivo.

El comentario más extendido entonces era que Miguel Ángel Paz Fernández pudiera haberse metido en un problema derivado del trapicheo de drogas. El isleño tenía antecedentes por robo y en sus círculo familiar y de amistades tenían plena constancia de su decisión de alejarse de las amistades de su etapa como consumidor de droga y de iniciar una nueva vida, motivo por el que había trasladado su residencia desde A Illa de Arousa hasta Vilanova.


La víctima, de 35 años, recibió una brutal paliza antes de fallecer, a causa de los golpes recibidos en la cabeza


La vida en común con una mujer de nacionalidad rumana, con la que tuvo un hijo, era otro punto de partida para una nueva etapa, al igual que la búsqueda de un trabajo con el que ganarse la vida. Pero encontrar un empleo no era tarea fácil, por lo que la investigación advirtió de que podría dedicarse a la venta de drogas al por menor para conseguir los ingresos con los que hacer frente a sus obligaciones económicas. En esta actividad pudo estar el origen del asesinato.

Los asesinos fueron a buscarlo a su casa entre las doce y la una de la madrugada. Es probable que lo hubiesen llamado antes por teléfono. Salió de su casa vestido, pero el operario del Concello de Vilanova que encontró su cadáver, en torno a las ocho de la mañana, dijo que estaba en ropa interior. Su pareja afirmó que se despertó a las tres de la madrugada. Nada se sabe del motivo por el que no dio la voz de alarma ante su ausencia.

La falta de pruebas sobre la identidad de los asesinos hizo que el Xulgado número 3 de Vilagarcía archivase la causa, decisión que la familia de la víctima recurrió, sin éxito, y ahora trata de impedir que se cierre el caso apelando a una instancia superior.

Caso abierto en Vilanova
Comentarios
ç