miércoles. 27.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.10.2021
El tiempo

Comienza el derribo de Charpo

La empresa adjudicataria de las obras de derribo de las instalaciones de la antigua conservera Charpo, que fue propiedad del clan de los Charlines hasta que fue intervenida por la Agencia Tributaria en 1995, ha iniciado este martes los trabajos de demolición de esta nave situada en la fachada marítima de la localidad pontevedresa de Vilanova de Arousa, y en cuyos terrenos se proyecta construir un teatro.

Las labores de desescombro y limpieza del terreno de este edificio, en estado ruinoso y que había sufrido repetidos incendios en los últimos años, habían comenzado ya en el mes de mayo, pero la presencia de amianto en su cubierta hizo precisa la solicitud de una serie de permisos a Medio Ambiente para proceder a su retirada, según han informado fuentes del Ayuntamiento.

Una vez concluida esta tarea, la empresa Aldasa, adjudicataria de unas obras contratadas por Portos de Galicia, comenzó el derribo de la fachada de Charpo este martes, una jornada que fue definida como un ''día histórico para Vilanova'' por el alcalde de la localidad, Gonzalo Durán.

A lo largo de la mañana ya habían demolido aproximadamente un 40 por ciento del edificio, según han añadido fuentes municipales, por lo que se aguarda que el derribo pueda quedar finalizado a lo largo de la presente semana.

Estas labores de derribo fueron contratadas por Portos una vez este organismo acordó con la Agencia Tributaria la expropiación de una parcela de cerca de 3.000 metros cuadrados propiedad de este último organismo, y por el que el ente dependiente de la Consellería do Mar abonó 191.682 euros.

TEATRO VALLE-INCLÁN

Portos planea ahora la construcción de un vial de acceso en esta zona portuaria --para el que se reciclarán los escombros de la demolición de esta nave-- y, posteriormente, acondicionar una parcela para cedérsela al Ayuntamiento, que proyecta levantar en esta zona el teatro Valle-Inclán, escritor nacido a pocos metros de los terrenos donde se asentaba la conservera de la familia Charlín.

Para la construcción de este ''edificio para usos culturales'', que será un edificio ''respetuoso con el entorno'', según explica el Ayuntamiento, esta institución firmará un convenio con la Diputación de Pontevedra y la Consellería de Cultura, quienes ya han expresado su ''compromiso firme'' de participar en la financiación de esta infraestructura, que además de un auditorio con capacidad para 300 ó 400 personas, contará también con espacios para la biblioteca, las escuelas de música y teatro, y salas para las diferentes asociaciones culturales de la localidad.

Comienza el derribo de Charpo
Comentarios
ç