sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

Condenan a Machucho y a sus socios por los 4.000 kg de hachís de Pelopincho

Se acredita que el narco de Ribadumia dirigió la operación junto al capo ribeirense y al pontevedrés Amil, ambos desaparecidos

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra considera acreditado que el ribeirense Pelopincho, el pontevedrés Amil (ambos en paradero desconocido) y Manuel Sineiro, Machucho, vecino de Ribadumia, fueron parte esencial en el intento de introducción en Galicia de más de 4.000 kilos de hachís que supuestamente se perdieron frente a las costas de Torres Vedras (Portugal) y que fueron el germen de las desapariciones de los dos citados, las más misteriosas de la historia reciente del narcotráfico en Galicia.

El tribunal que preside José Juan Barreiro Prado acaba de condenar al histórico Machucho, que también está siendo procesado por las citadas desapariciones, a cuatro años y medio de prisión, y a sus tres compañeros de banquillo (el también gallego Francisco Javier Tuñas y dos súbditos magrebíes, uno de ellos con doble nacionalidad, pertenecientes a la rama africana de la organización) a penas de tres años de cárcel.

EL JUICIO. Los hechos relatados fueron juzgados en Pontevedra a finales de marzo. En la vista oral, Machucho negó su implicación en el alijo y afirmó que en el momento en el que se desarrolló la investigación (verano y otoño de 2010) se dedicaba al marisqueo, a los cultivos de invernadero y a la importación de miel. La Audiencia no le creyó, y le situó en el centro de la operación señalando que "llevó a cabo múltiples gestiones, comunicaciones y reuniones con los suministradores del hachís, y dirigó y coordinó la compra del buque, supervisando la embarcación y su salida, manteniendo contactos telefónicos y personales con el enlace marroquí".


Cuatro años y medio de cárcel para el cabecilla y algo más de tres para sus colaboradores, la sentencia dictada por la audiencia

El citado Machucho volverá a sentarse en el banquillo de la Audiencia de Pontevedra acusado de la desaparición de Amil y Pelopincho


En cuanto a la participación de Tuñas, natural de Outes (A Coruña), la sentencia apunta que "puso a su nombre la compra de la mercantil propietaria del barco y formó parte de la primera tripulación que partió de Bilbao dirigiéndose a las coordenadas en las que debían recoger la carga", a lo que añade que "mantuvo reuniones" en el domicilio de Pelopincho.

De vital importancia resultó, además del contenido de las conversaciones telefónicas realizadas por los investigados en las que se retratan como narcotraficantes, la declaración de José Manuel López Núñez, el único náufrago de la embarcación que fue detenido en Portugal. López Núñez cambió su versión en Pontevedra y puso sobre la mesa un inverosímil relato sobre supuestas coacciones de los miembros del Greco Galicia. Lo hizo porque años antes, cuando se hallaba en el país vecino tras ser cazado in fraganti, había ‘cantado’, incriminando al citado Tuñas y al propio Pelopincho.

NULIDADES. Las defensas de los cuatro narcotraficantes solicitaron la nulidad de todo el procedimiento al entender que los pinchazos de los teléfonos móviles de todos ellos fueron acordados "sin indicios, sino en base a conjeturas". La sentencia deja claro que el primer auto de intervención telefónica se produjo a finales de 2009 a partir de una investigación que giraba en torno al intento de introducción de un gran alijo de cocaína por parte de José Luis Viñas Morgade, ‘Manzanita’, histórico narco que actualmente se halla en prisión por el alijo del Riptide de mayo de 2013.

Paralelamente apareció el nombre de Manolo ‘O Carallán’, otro viejo conocido de las autoridades. Tirando del hilo, los investigadores determinaron el intento de introducción de cuatro toneladas de hachís por parte de los desaparecidos Pelopincho y Bernardo Amil y de los ahora condenados Machucho, Tuñas, López Núñez y varios ciudadanos magrebíes, suministradores de los estupefacientes.

La sentencia tiene gran relevancia, dado que la Policía Nacional consiguió acreditar la participación en el narcotransporte de varias personas que, en principio, se encontraban en suelo gallego cuando el alijo cayó al mar en Portugal.

En relación con estos hechos, la Fiscalía Provincial de Pontevedra tiene entre manos el procesamiento de Juan Manuel Fabeiro Torres, Fernando Suárez, alias O Pirata, y el propio Manuel Sineiro, Machucho. Todos ellos fueron detenidos en su momento por su presunta implicación en la desaparación de los ya mencionados José Antonio Pouso Rivas, Pelopincho, y José Bernardo Amil Villaverde.

Las últimas noticias que se tienen de ambos proceden de las horas siguientes a la pérdida de los 4.000 kilos de hachís de Torres Vedras. La Policía Nacional sostiene que al menos Fabeiro y Suárez acudieron al domicilio de Amil, en Monte Porreiro, y partieron en el vehículo del pontevedrés al encuentro de Pelopincho. Los siguientes pasos de ambos son desde entonces una incógnita, al menos hasta el momento.

Condenan a Machucho y a sus socios por los 4.000 kg de hachís de...
Comentarios
ç