Dejan un robo a medias por los gritos de un vecino

La tragaperras, destrozada. r.t.
photo_camera La tragaperras, destrozada. r.t.

SILLEDA. Hicieron tanto ruido que despertaron al vecino que vive encima del bar-pizzería que supuestamente pretendían desvalijar y tuvieron que huir ante los gritos de aquel, dejándose parte del dinero sin recoger, tirado en el suelo. Sucedió en la madrugada de ayer, viernes, a las 4.20 horas, según les comentó el vecino ahuyentador a los propietarios del local. Pese a que el establecimiento se encuentra situado en plena N-525, en la travesía de Silleda, los autores del robo consiguieron forzar la reja que protege la vidriera, usando una pata de cabra, y también la puerta. Tras reventar la máquina tragaperras -y fue éste el ruido que percibió el vecino-, se llevaron todo lo que pudieron, pero varios billetes de 5 y 10 euros, así como algunas monedas, quedaron esparcidos por el suelo.

No les dio tiempo a más porque el vecino gritaba para ahuyentarlos y, a continuación, avisó a la Guardia Civil. Aún así, los agentes no pudieron llegar a tiempo porque los ladrones no se molestaron en coger nada más del bar Casa do Gato. No tocaron la registradora ni se llevaron ninguna botella ni causaron más destrozos que los de la entrada al local.

Comentarios