Dos puntos que sabrían a gloria

PONTEVEDRA. Tras la derrota del pasado sábado en Chapela, al Teucro solo le queda creer en la victoria. Los azules deben centrarse en el encuentro de mañana a las 20.00 horas en el Municipal contra el Amenábar Zarautz, que este año ha empezado fuerte la liga y está demostrando una gran adaptación a la categoría, ya que ahora mismo es sexto, con solo un punto menos que el cuadro pontevedrés. Los colegiados que pitarán el encuentro serán los valencianos Soria Fabián e Iniesta Castillo.

Para el Teucro, este mes se presenta con partidos importantes tanto para la competición de liga como para la Copa del Rey, ya que se enfrentará a equipos que están en la parte superior de la tabla clasificatoria. Este será el primer partido de un final de primera vuelta muy exigente, en el que se enfrentará al Barakaldo, Octavio, Bordils y Torrelavega, además de recibir el 11 de diciembre al Fraikin Granollers.

La convocatoria para el partido de esta tarde está aún sin confirmar. A expensas de saber el estado del extremo Álex Pombo, con una tendiditis fuerte, Barrios no quiere precipitarse a la hora de valorar si el canterano podrá contar con minutos. Si finalmente Pombo no está en disposición de verse las caras contra el Amenábar, su puesto lo ocupará el también extremo Iván González.

Los pontevedreses han sufrido a lo largo de las anteriores jornadas en las que han tenido que esforzarse por empatar (como fue el caso del Benidorm) y el resultado más reciente es la derrota en Chapela (24-23). En un partido lleno de dudas por parte de los azules, los chapelistas supieron aprovechar las circunstancias de jugar en casa para llevarse el derbi.

Además, el hecho de disputar duelos de Copa del Rey entre semana o de haber tenido que hacer viajes largos ha producido cierto cansancio en el equipo. «Se nota cuando jugamos la Copa», señala al respecto Álex Pombo.

A pesar de los contratiempos que conlleva participar en dos competiciones distintas, el entrenador de los azules tiene claro que en la pista se va siempre a por todas. «Nunca los jugadores están al cien por cien del nivel que queremos los técnicos, pero se intentará dar todo en el Municipal», especifica Barrios.

Este curso en la División de Honor Plata está siendo reñido, lo que supone un esfuerzo extra para los jugadores de cara a poder conseguir entrar en los puestos de honor, en los que el Teucro ha conseguido estar desde la primera jornada. «En una liga tan igualada, los detalles son los que deciden los partidos. Necesitamos jugar con más constancia y ser más regulares», añade Pombo.

Rival fuerte

El Amenábar acumula cinco victorias hasta el momento, es decir, ha ganado la mitad de los partidos que ha disputado hasta la fecha. Esto lo convierte en un conjunto imprevisible, que se hace fuerte en su casa, pero que suele bajar el nivel cuando visita otra pista, lo que podría aprovechar mañana el Teucro.

Frente a estos datos, el cuadro azul debe asentar la clave de su juego en realizar un encuentro constante y sin fallos defensivos, dos características que deberá corregir de su anterior partido contra el Solla y Cía Chapela para reencontrarse con la victoria tras dos jornadas sin ganar.

Comentarios