El grovense acusado de intentar matar a su yerno reconoce que lo golpeó porque lo "martirizaba"

El acusado, en la vista celebrada este martes
La fiscal mantiene la petición de catorce años de prisión, así como una orden de alejamiento de la víctima y de su hija

Juan José R.V., vecino de O Grove, ha reconocido este martes ante el juez haberle dado cuatro hachazos en la cabeza a su yerno porque lo "martirizaba" en la vivienda que ambos compartían, junto con sus respectivas esposas, y le insultaba de forma reiterada por la mala relación que había entre ellos.

Durante el juicio, celebrado este martes en la Audiencia de Pontevedra, el acusado ha asegurado que el 29 de abril de 2015, día en el que agredió a su yerno, entró en casa y se encontró con la víctima, a la que calificó como "fiera", en la cocina.

Según su relato, el joven le insultó llamándole "maquinista y borracho" por su afición a las máquinas tragaperras, por lo que cogió un hacha y le golpeó con ella hasta que el arma se rompió y el filo metálico cayó al suelo.

El último golpe fue presenciado por su nieto de doce años que, ante los gritos de su padre, entró en la cocina y le pidió a su abuelo que no matara a su padre, aunque el acusado ha asegurado no recordar si el niño llegó a entrar en la cocina.

Asegura que la víctima le insultó llamándole "maquinista y borracho", pero su yerno, su hija y su esposa lo niegan


La hija de Juan José R.V. —esposa de la víctima— ha explicado que cuando acudió en auxilio de su marido, su padre, amenazándola, blandió el mango roto del hacha y le dijo: "Que a ti también te mato", agarrándola fuertemente de la ropa.

La mujer confirmó que el acusado, al ver que el hacha se había roto, salió al garaje para ir a buscar otra, momento que aprovechó para cerrar las puertas de la casa y de la cocina con llave y alertar a la Guardia Civil.

Tanto la víctima como la hija y la esposa del acusado negaron ante el tribunal que el yerno hubiese insultado o tenido un mal comportamiento hacia Juan José. Por el contrario, aseguraron que el acusado apenas hacía vida con ellos. Además, afirmaron que mientras intentaba acceder de nuevo a la vivienda a machetazos gritaba que les "iba a matar a los tres". 

Un agente de la Guardia Civil declaró que cuando llegó a la vivienda observó al acusado en el exterior con un hacha y que la posó sobre un pozo mientras le decía: "Lo que tuve que hacer ya lo hice". Y les indicó que su intención era "matar a su yerno", pero que no pudo hacerlo al rompérsele el hacha. 


La fiscal ha mantenido la petición de catorce años de prisión para Juan José R.V. como responsable de un delito de intento de asesinato y de un delito de lesiones en el ámbito familiar y exige que se le imponga una orden de alejamiento de 15 años con respecto a su yerno y tres con respecto a su hija.

Por su parte, la defensa pide la libre absolución por falta de garantías a su defendido en el procedimiento o, de manera subsidiaria, que se condene únicamente como autor de un delito de lesiones.