Jueves. 20.09.2018 |
El tiempo
Jueves. 20.09.2018
El tiempo

UN CONJUNTO ESCENOGRÁFICO CONSTRUIDO EN 1930

El agua que brota de unos senos de latón

Juan Fuentes homenajeó a su madre, Graciana de Echevarría, dedicándole la Praza de Abastos de Caldas de Reis y la fuente, cuya construcción financió desde Argentina

Juan Fuentes Echevarría donó a Caldas de Reis la Praza de Abastos, donde quiso dejar un recuerdo permanente para su madre y su tío, a cada uno de los cuales le dedicó en la fachada del edificio un bajorrelieve en bronce con su efigie, obras del escultor José María Acuña.

El homenaje a la memoria de su progenitora, Graciana de Echevarría Fuentes, junto al descubrimiento de una antigua fotografía del estado original de la fuente, llevó a los arquitectos encargados de su restauración, Luis Gil y Cristina Nieto, a retomar la referencia usada en la rehabilitación de la Casa Museo Rosalía de Castro, sobre la reflexión de la arquitectura como cuerpo de mujer, que figura en los planteamientos de la artista Louise Bourgeois.

La mayoría de las fuentes se apoyan en una formalización masculina, con el caño como elemento fálico; esta presenta un cuerpo-tórax del que nacen dos senos de latón, que hacen de caños

Por un lado, y al contrario de lo que suele suceder en la mayor parte de las fuentes, que se apoyan en una formalización masculina, con el caño como elemento fálico, esta presenta un cuerpo-tórax del que nacen dos senos de latón, que hacen de caños.

Es una forma de representación que, por un lado, y a propósito de la intención homenajeadora del benefactor a su madre, el arquitecto Juan Argente supo interpretar perfectamente a través de un simplificado torso de granito dorado de Caldas de Reis, con bocas en campana representando unos senos maternos.

Por otro lado, tal como tratan diferentes estudios antropológicos, la fuente de agua para uso doméstico es un espacio-lugar de encuentro forzado, pero también socializador que, forzadamente, pertenece a las mujeres, pues fueron y son siempre ellas las principales recolectoras del agua, y todavía hoy en muchas partes del planeta.

Debido a ello, la mujer se convierte en la responsable de la salud de la familia, deja de estar escolarizada a edad muy temprana y es una de las principales víctimas ante la falta de este recurso natural. De ahí la importancia de estos lugares de encuentro.

La construcción, situada en la entrada principal del edificio, contrasta con las habituales, en las que el caño es un elemento fálico

La fotografía que sirve al proyecto como elemento justificativo para recomponer la figura de los vasos en la restauración de la fuente retrata a un conjunto de mujeres, de muy diversas edades, realizando esta tarea.

La rehabilitación de este espacio permitió restaurar los elementos de granito y forja deteriorados, recomponer los encintados y limpiar el conjunto eliminando la costra biogénica y las oxidaciones que se apreciaban en muchos puntos. También le fueron devueltos los caños en forma de campanas o senos mediante una reproducción de los originales en latón, a través del trabajo artesanal del maestro latonero y tornero santiagués Ricardo de la Iglesia.

Finalmente fueron acondicionadas las instalaciones y mejorada la estanqueidad de la fuente, para volver a ponerla en correcto funcionamiento con el agua de manantial original, y no de la traída, como sucedió desde que había sido alterado el suministro.

El agua que brota de unos senos de latón
Comentarios