El Concello ahorra hasta 12.500 € al año con el traslado de algas a Ecocelta

Acumulación de algas en la playa de Cabeceira, en Lourido, hace varias semanas. d. freire. archivo
photo_camera Acumulación de algas en la playa de Cabeceira, en Lourido, hace varias semanas. d. freire. archivo

POIO. El Concello de Poio ha rebajado notablemente la partida destinada a eliminar las algas de las playas. Gracias al acuerdo establecido con la empresa Ecocelta Galicia SL, el desembolso se ha reducido casi a la cuarta parte de lo que se gastaba anteriormente.

Según explicó la teniente de alcalde y concejala responsable de Pesca e Marisqueo, Chelo Besada, «o gasto variaba bastante entre uns anos e outros, posto que estamos a falar dun fenómeno natural que depende de moitos factores, biolóxicos e meteorolóxicos, así que unha época pode haber moitísima cantidade de algas nas praias e logo haber moitas menos. En todo caso, en ocasións chegamos a investir 17.000 euros en eliminar estes restos vexetais, mentres que este ano, grazas ó acordo con Ecocelta, tan só se gastaron 4.500 euros».

La suma se destina al transporte de las algas hasta la planta que la empresa tiene en Ponteareas. Una vez allí, la propia firma se encarga de tratar la materia vegetal para convertirla en compost, sin ningún coste añadido para las arcas municipales.

No obstante, esta actuación no solo afecta al Concello poiense, sino que también atañe de manera muy directa a las cofradías del fondo de la ría de Pontevedra, pues además de retirar las algas de las playas, se eliminan las que cubren los bancos marisqueros. El objetivo es mejorar la producción de bivalvos y mitigar su mortandad, pues retirando esta cobertura vegetal se permite una mejor oxigenación del sustrato.

En este sentido, representantes de los pósitos y de las agrupaciones de marisqueo a pie realizaron ayer una visita a las instalaciones de Ecocelta en Ponteareas.

La Lonxa de Campelo, que aglutina a las cofradías de San Telmo de Pontevedra, San Gregorio de Raxó y San Andrés de Lourizán, agradeció la colaboración de los ayuntamientos de Poio y Pontevedra y explicó que «o proxecto está nunha fase inicial e estase a procurar o soporte necesario para desenvolvelo de xeito integral e podelo facer extensivo ó resto de confrarías galegas que compartan a problemática da cobertura das zonas de marisqueo con algas».

Comentarios