El Concello, condenado a pagar 100.000 euros al personal laboral

El Juzgado de lo Social número 2 de Pontevedra ha condenado al Concello de Vilagarcía al pago de 100.000 euros, en concepto de pagas extraordinarias, a su personal laboral. El desembolso podría alcanzar la cifra de 300.000 euros si prosperase otra reclamación realizada por los sindicatos por el mismo motivo, que afecta a los funcionarios municipales, y está pendiente de resolución.

El origen del conflicto es un decreto aprobado por el Gobierno central que, en aras del equilibrio presupuestario, suprimió el abono de las pagas navideñas a los trabajadores de la función pública en el año 2012.

En la reclamación presentada por el personal laboral del Concello de Vilagarcía figura el argumento de que la disposición de la Administración central no puede afectarle, teniendo en cuenta un punto básico, no pertenecen a la plantilla de funcionarios.

El Juzgado atendió su petición y la sentencia es firme porque, agotado el plazo, el Gobierno local no presentó un recurso. Hernán Couto, secretario de la Función Pública del sindicato UGT, ha explicado hoy, en una rueda de prensa celebrada en Vilagarcía, que el fallo judicial era el que esperaban el día que adoptaron la determinación de presentar la demanda.

La paga en cuestión es la correspondiente a Navidad del año 2012. El motivo, expuso, es que el Concello solo reconoció mes y medio, el de junio y 14 días de julio, cuando el cómputo debería haberse realizado desde el día 1 de enero hasta el 14 de julio, y esos cinco meses de paga extraordinaria no abonada son los que ahora le reconocen en instancias judiciales a los trabajadores laborales.

Un argumento que recoge la sentencia es que una paga extraordinaria es un salario diferido, cuyo cómputo se genera día a día, aunque el cobro se realice en una o dos ocasiones al año. Cada trabajador deberá recibir, como media, 900 euros.

En relación a esta sentencia, que obliga al Concello a devolver la paga extra de Navidad de 2012 al personal laboral, el Gobierno local emitió un escueto comunicado en el que expone que ya tenía conocimiento de la misma, por lo que está estudiando la fórmula y posibles plazos de ejecución.

El Gobierno presidido por Tomás Fole reconoció que el abono de esta paga no estaba previsto en los Presupuestos municipales de 2014, por lo que deberá habilitar una nueva partida para este concepto, y no ha decidido de dónde saldrán los fondos.

Negociación

La decisión que adopte para cumplir con la sentencia «estará condicionada por la situación económica del Concello y las posibilidades para hacer frente a ese pago», expuso, por lo que baraja la opción de negociar un acuerdo satisfactorio para ambas partes y los plazos de devolución.

Los sindicatos subrayaron que este incidente se enmarca en una política laboral, que calificaron de «oscurantista», con la que el Concello trata de cubrir plazas que quedan vacantes mediante la distribución de las competencias de forma aleatoria entre los funcionarios, que son compensados mediante el abono de gratificaciones. Esta práctica es una consecuencia de la carencia de una relación de puestos de trabajo que especifique las funciones de cada uno de ellos, agregaron.

Comentarios