Sábado. 25.11.2017 |
El tiempo
Sábado. 25.11.2017
El tiempo

El cuartel de Noalla aguarda la piqueta

La parcela fue vallada hace años, debido al mal estado del edificio
La parcela fue vallada hace años, debido al mal estado del edificio
La demolición del imueble, sin fecha ► El tripartito barajó un presupuesto de 20.000 euros para su ejecución

Casi una década después de que el Concello de Sanxenxo iniciase el expediente para demoler el viejo cuartel de la Guardia Civil de Noalla, el esqueleto del vetusto inmueble continúa en pie. Una de las cuentas pendientes que heredó el nuevo Gobierno local del tripartito formado por SAL, PSdeG-PSOE y BNG fue, precisamente, llevar a cabo el derribo de la infraestructura, cuyo feísmo ha sido denunciado en más de una ocasión por numerosas agrupaciones parroquiales.

Poco antes de que se consumase el retorno de Telmo Martín a la Alcaldía, la Concellería de Urbanismo solicitó un presupuesto a una empresa especializada, a fin de conocer la cuantía económica necesaria para llevar a cabo la demolición. La cifra quedó fijada en unos 20.000 euros aproximadamente. Los trabajos incluirían, además de echar abajo lo que todavía queda en pie, la limpieza de la parcela.

Ahora, el bipartito está por la labor de continuar con los trámites para que el derribo sea una realidad. Sin embargo, el Concello, de momento, opta por no pronunciarse, ni a la hora de hablar de plazos ni para hacerlo de fórmulas para acometer la tarea.

'BIC' FALLIDO. Una de las razones por las que el cuartel todavía no ha sido derruido tiene que ver con la petición realizada por la que en su día fue la promotora propietaria de los terrenos para que la Consellería de Cultura iniciase el pertinente proceso para catalogar las ruinas como Ben de Interese Cultural (BIC). Un informe realizado por un arquitecto profesional corroboraba que, a pesar de su mal estado, la fachada presentaba diferentes elementos ornamentales susceptibles de ser respetados.

Tras años de silencio, la Xunta descartó esta posibilidad. 

El cuartel de Noalla aguarda la piqueta