sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

El patinazo judicial de una lalinense

Lalín instaló una pista de hielo en diciembre de 2009. Fue la primera y única vez (Foto: Raquel Torres)
Lalín instaló una pista de hielo en diciembre de 2009. Fue la primera y única vez (Foto: Raquel Torres)

LALÍN. Los seguros de responsabilidad civil de las administraciones no son un cajón sin fondo al que acudir en caso de tener una oportunidad mínimamente viable. Caerse en una alcantarilla, que un contenedor abolle un coche al desplazarse por el viento o que una loseta de una fachada en ruinas se desprenda sobre la cabeza de un ciudadano y le cause una lesión pueden ser motivos jurídicamente sustentables para conseguir una idemnización razonable y además justa. No obstante, tal y como queda demostrado en un caso concerniente a una vecina de Lalín, presentar una demanda para cobrar del erario público (esto es, de todos) sin argumentos fundados puede servirle solo al administrado para quedarse 'a velas vir', además de para pagar las tasas judiciales, que no es poco en los tiempos que corren.

No son pocos los Gobiernos locales que han advertido en muchas ocasiones que de partida (y Gallardón se apoyó en ello para subir las tasas), no deberían llegar a ningún juzgado asuntos que no tienen los más mínimos visos de viabilidad ni de sentido común. No lo debió pensar así una vecina de Lalín que presentó un escrito en el Rexistro Municipal el 16 de diciembre del año 2011 reclamando que el Concello le indemnizase por una lesión sufrida en la pista de hielo que la Administración local contrató con motivo de las fiestas navideñas y que se instaló en la explanada exterior del centro comercial Pontiñas-Gadis. El Ejecutivo local vio en la denuncia un cariz sospechoso. Lo observó por el asunto en sí y por la fecha de la reclamación realizada al Concello, justo dos años después de haber sufrido la caída en la citada pista de hielo.

La vecina de Lalín se rompió el tobillo patinando -o intentando hacerlo- el día 17 de diciembre de 2009. Reclamó los 16.654 euros el 16 de diciembre de 2011. En febrero del año pasado, la Xunta de Goberno local desestimó la reclamación en concepto de responabilidad civil, a propuesta del concejal de Obras e Servizos Comunitarios, Camilo González, que tiene un bagaje de tres décadas en la Administración. La demandante, que alegaba que la pista de hielo tenía una deficiencia, concretamente un surco (lo que habría motivado su caída y la consiguiente rotura del tobillo) no quedó conforme con la resolución municipal desestimatoria y acudió al Contencioso-Administrativo.

"Falta de pericia"

El juez del Juzgado número 3 de Pontevedra acaba de desestimar dicho recurso y lo que concluye, aunque con otras palabras, es que mejor le hubiese ido a la lalinense en la pista de hielo si supiese patinar. En la sentencia, que da la razón al Concello, el magistrado alude a que las lesiones fueron fruto de la "distracción o falta de pericia" de la demandante y que cuando uno se dispone a practicar un deporte que entraña cierto riesgo, aunque sea mínimo, ha de asumirlo de antemano.

El juez observó "falta de consistencia y prueba de la versión de los hechos" que narra la vecina de Lalín en su demanda. Añade que ésta no especifica "en qué condiciones tuvo lugar la caída" y considera como prueba concluyente que el informe médico elaborado a raíz de la lesión aluda a una "caída casual", sin aportar mayores datos.

La sentencia explicita que no queda probada la relación causa-efecto entre el supuesto surco de la pista y el 'patinazo' de la mujer. Así, también apoya la desestimación de la demanda "por falta de acreditación del nexo de causalidad eficiente y directa entre la caída y la situación de la pista de hielo".

El patinazo judicial de una lalinense
Comentarios
ç