martes. 07.12.2021 |
El tiempo
martes. 07.12.2021
El tiempo

El plantel de Enmacosa apela a la Xunta para no entrar en concurso

Ramón Vidal, de UGT (segundo por la derecha), con varios miembros del comité de empresa de Enmacosa. d. f.
Ramón Vidal, de UGT (segundo por la derecha), con varios miembros del comité de empresa de Enmacosa. d. f.

El comité de empresa de Enmacosa responsabiliza a la Xunta de Galicia de la precaria situación por la que está atravesando la firma asentada en la parroquia de Adina, una de las más importantes a nivel nacional en lo que asesoría técnica se refiere. Así de tajante se mostró ayer el secretario xeral de UGT Pontevedra-Arousa, Ramón Vidal, que, acompañado por varios representantes del plantel, acusó a la Administración autonómica de realizar «recortes reiterados» y de efectuar quitas en contratos ya firmados, lo que ha provocado que la empresa afincada en Sanxenxo se encuentre «entre a espada e a parede». A día de hoy, la deuda que acumula Enmacosa, que va aplicar el tercer Expediente de Regulación de Empleo en menos de dos años, con sus empleados asciende a 1,7 millones de euros aproximadamente, en concepto de ocho nóminas mensuales, incluyendo una paga extra.

Vidal instó a la Consellería de Economía e Industria a que «sexa sensible cunha empresa que ten unha traxectoria máis que contrastada» y la animó a que pulse las teclas necesarias «para que comece a entrar capital. Ata o de agora só houbo moitas palabras, pero moi poucos feitos», enfatizó, a la vez que recordó que la gerencia de la empresa mantuvo negociaciones con la Xunta a principios de año para tratar de encontrar una solución a los problemas económicos por los que atraviesa la firma. «Dixéronlles que en xuño estaría todo solucionado, pero os cartos prometidos (1,5 millones de euros) nunca chegaron. Isto non fixo máis que agravar a situación da empresa».

Manifestación

Ante este panorama, los trabajadores optan por dar un paso al frente. Tal y como adelantó UGT la pasada semana, los afectados llevarán a cabo varias movilizaciones «para que a cidadanía teña constancia da nosa situación e as administracións boten unha man», indicó Ramón Vidal, que apeló al precedente de Tafisa, que «conseguíu apoios antes incluso de que se fosen solicitados».

La sede de Enmacosa acogió durante la tarde de ayer una asamblea en la que participó la gran mayoría del plantel. En el encuentro se acordaron los pasos a seguir en este nuevo calendario reivindicativo. La primera cita será a finales de esta semana y consistirá en una concentración a las puertas de la propia empresa. También se manifestarán «se é preciso» a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra y en la delegación provincial de la Xunta de Galicia, además de mantener reuniones con el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), que tiene como objetivo mejorar el sistema productivo autonómico, y con XesGalicia. La huelga es otra opción que el comité de empresa no descarta, si bien sus componentes dejaron claro ayer que «sería o último paso a dar».

Gran prestigio

El secretario xeral de UGT Pontevedra-Arousa recordó que Enmacosa es una de las empresas de asesoría técnica más importantes a nivel nacional. Prueba de ello es su implicación en proyectos como el AVE o el viaducto del río Ulla. Actualmente, en la sede de Adina trabajan algo más de 120 empleados. El último ERE aprobado por la gerencia podría suponer una reducción del 40% del plantel. Cuando se aplicó el primer ‘tijeretazo’, que fue de carácter temporal en mayor de 2012, la firma disponía de más de 200 trabajadores. El segundo se efectuó doce meses más tarde y también conllevó reducción de plantilla.

A este respecto, Ramó Vidal confirmó que «os dous primeros expedientes de regulación xa foron abordados. Non existen débedas pendentes cos traballadores que abandoaron a empresa. Pero aínda hai que pagar as nóminas do plantel actual».

«Esto se puede levantar, pero hace falta dinero»

Con respecto al futuro de Enmacosa, el secretario del comité de empresa, César Rivero, considera que «a día de hoy esto todavía se puede levantar», si bien considera indispensable «que empiece a entrar dinero cuanto antes».

Rivero mostró su preopuación por la situación por la que están atravesando muchos de sus compañeros. «La gente ya no aguanta más y es normal, porque estamos hablando de una deuda muy grande. Hubo incluso quien no pudo aguantar más y finalmente optó por pedir la extinción del contrato».

Al igual que Ramón Vidal, César Rivero confirmó que «trabajo hay, porque encargos sigue habiendo y los recursos humanos tampoco faltan». Preguntado sobre las razones por las cuales los empleados mantuvieron silencio hasta este tercer ERE, Rivero explicó que «estábamos a la expectativa mientras duraban las negociaciones de la empresa con XesGalicia».

Con respecto al papel de los gerentes, el secretario del comité de empresa reconoció que «quizá se produjeron fallos de previsión, pero esto no es culpa suya».

El plantel de Enmacosa apela a la Xunta para no entrar en concurso
Comentarios
ç