miércoles. 25.11.2020 |
El tiempo
miércoles. 25.11.2020
El tiempo

El vals socialista de Pontevedra

El 24 de abril, el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, se presentó alborozado en Pontevedra para conmemorar el aniversario del congreso que lo puso al frente del PSdeG. Vázquez, generoso, abrió los periódicos al día siguiente: «Teresa, eres alcaldesa hoxe coxuntural; pronto, estructural». Al acabar el acto numerosos compañeros y militantes felicitaron a Casal, que al día siguiente echaba sombras a la noticia en una entrevista concedida a Diario de Pontevedra: tendría que decidir ella si quiere ser cabeza de cartel.


Sobre Casal pesaban circunstancias personales difíciles, pero también políticas. La agrupación  local socialista era ya entonces un gruyere del que se filtraban rumores que contradecían un tercer liderazgo suyo. Saltaron los nombres de Louro, un clásico, y también de Meijón y Valcárcel, la opción más joven y renovadora. Por eso las palabras de Vázquez sorprendieron incluso en la dirección del partido, que veían incómoda la convivencia apacible de socialistas y nacionalistas en el Gobierno local, como si se hubiesen conformado en los últimos ocho años a ser el sostén de Lores.

Casal no dio por hecha su candidatura porque las ha visto de todos los colores, y el tiempo lo confirmó. Pachi Vázquez decidió ‘arrepentirse’ de su proclamación pública («foi unha maneira de falar», le disculpó Pose), y volcó sus esfuerzos en un imposible: convencer a Louro de que cambiase su puesto de delegado del Gobierno en ir de cabeza de lista del PSdeG. Un billete probable a teniente de alcalde o, peor, concejal de la oposición; muy pocos confían en una posibilidad real de que Pontevedra sea gobernada por el PsdeG. Louro no está por la labor, y el secretario provincial lo descartó el domingo en este periódico: «Hai compañeiros igual de válidos que el e non é necesario facer ese movemento de pezas».


La actitud de Vázquez irrita a todo el mundo en Pontevedra, no sólo a la agrupación local. El último movimiento que se le achaca al líder socialista es el de filtrar una información al diario El País con la que descartar definitivamente a Casal y dejar el duelo -sin primarias- en Pontevedra entre Valcárcel y Meijón. Lo curioso de todo esto es que Valcárcel se descarta y Meijón también. Sobre el primero, Pose dice que es un rasgo de modestia. El segundo prefiere echarse a un lado sin mucha contundencia. Los dos coinciden en algo esencial en un proceso de estas características: no quemarse ni exponerse a un revés público.


¿Y Casal? Las posibilidades de que repita como candidata son casi nulas. Y salvo sorpresa (que se líe la manta a la cabeza), no tanto por el partido, que está manteniendo a su juicio una actitud impropia, como por ella misma. Ha decretado ‘silenzio stampa’ total en su entorno, harta de rumores, filtraciones y confidencias interesadas. La teniente de alcalde del Concello de Pontevedra hablará, y cuando lo haga será para dar a conocer su decisión respecto a un proceso que se antoja tortuoso. «A Teresa la ha venido a buscar su partido tres veces y las tres veces ha estado ahí, al servicio», dicen fuentes próximas. Casal piensa que la situación actual viene desde hace muchos meses, y prefiere callar hasta que llegue su turno: ese turno podría ser sonado.

Así que la portavoz socialista está de vacaciones, pero en Pontevedra. Asiste impertérrita al baile de nombres que desfilan alrededor de ella. Cree que lo que se está haciendo por parte de la dirección es aprovechar una corriente mínima y discrepante, que es la que encabeza el histórico Baltasar García, para remover las aguas («alguien que ha estado ya de concejal con Montero Vaz y que lo tuvieron que correr de ahí; ¿por qué se le hace caso ahora?», dicen sus próximos). «Lo que está pasando es algo sorprendente», sostienen fuentes cercanas a Casal. La idea que se maneja en su entorno es la misma con la que coinciden sus rivales políticos con candidatos ya afianzados desde hace meses: que del proceso de elección de candidato socialista saldrá un nombre debilitado. «Siempre que se aproximan elecciones, en la agrupación socialista se producen movimientos raros. Y siempre hay uno que quiere estar y otro no, y eso. La última vez que el PSdeG sacó sus mejores resultados y rompió la barrera de los concejales que no había superado nunca, fue en 2007 y tras un proceso extrañamente calmado y una campaña normal en la que Teresa pudo transmitir a los ciudadanos su programa. Ahora esto no va a ser así porque alguien ha decidido que no va a ser así».


Entre los candidatos que pululan por los mentideros socialistas no circula Margarita Castejón, por más que el secretario provincial, Modesto Pose, la sacase a circulación en la entrevista publicada por este periódico el domingo. La concejal tiene peso en el partido, pero es cercana a Casal y no se ve en batallas semejantes. ¿Quiso Pose incluir entre los candidatos a una mujer después de que a la candidata socialista se la estén queriendo ‘bajar’ proponiendo a varios hombres? El proceso de elección de candidatos comienza el próximo lunes y se cerrará el día 20 de septiembre. En la primera semana de octubre deberán estar confirmados. En el avispero de Pontevedra, señaló Pose este fin de semana, se espera que sea cuanto antes, «nos primeiros quince días de setembro mellor que nos últimos».

 

Louro remite al proceso de elección

El delegado del Gobierno, Antón Louro, se cerró ayer en banda a comentar nada de lo sucedido en los últimos días en relación a la candidatura del PSdeG a la Alcaldía de Pontevedra. Él siempre ha sonado, presuntamente se ha autodescartado y el propio Modesto Pose, secretario provincial socialista, dijo que lo que se baraja es no hacer movimiento de piezas -en referencia a la salida de Louro de la Delegación del Gobierno. «El escenario que hay ahora es un escenario que no tiene fundamento. El proceso empieza cuando empieza, y todo lo que se diga antes no tiene sentido», dice el protagonista. «La elección de candidato se resolverá como se resuelven las cosas en el Partido Socialista: democráticamente. No sé si habrá primarias o no, ni tampoco puedo decir nada sobre mí. Hay especulación y es normal; hay gente a la que le gustaría ser y hay gente a la que no tanto».

El vals socialista de Pontevedra
Comentarios