Sábado. 25.11.2017 |
El tiempo
Sábado. 25.11.2017
El tiempo

A Subida á Escusa calienta motores para su decimoctava edición

Un momento de la presentación
Un momento de la presentación
Alexis Viéitez busca su segundo título autonómico de Montaña en la prueba poiense, que se disputará el próximo fin de semana con la participación de medio centenar de pilotos

Un año más, la Subida á Escusa, que ya va por su decimoctava edición, vuelve a Poio para ofrecer a los aficionados al automovilismo dos jornadas llenas de emoción y motor. La escudería Buxa Motor, organizadora de la competición, espera reunir a más de 50 participantes en una prueba ya tradicional y destacada en el calendario de todos los amantes del motor de la zona de Pontevedra.

Esta edición llega con un añadido especial. El piloto Alexis Viétez, de la escudería organizadora, puede llegar a proclamarse campeón gallego de montaña si este fin de semana consigue subirse al podio. En el caso de que no sea así, todavía dispone de una nueva oportunidad en la última prueba puntuable, la de A Estrada.

El sábado y el domingo serán los días en los que desarrollarán las mangas oficiales. Cada jornada se llevarán a cabo tres subidas para cada piloto. Las primeras de cada día corresponderán a las tandas de entrenamiento, mientras que la segunda y la tercera serán cronometradas.

El recorrido será de 3,8 kilómetros, que es la distancia que existe entre O Sartal, punto de salida, y el Camino A Escusa, en el alto del mismo nombre, donde se situará la llegada. Las verificaciones y las presentaciones se realizarán en A Seca, en el entorno del área polideportiva de Poio.

En la presentación, en la que estuvieron presentes Noemí Blas Prieto, la concelleira de Deportes de Poio, Marga Caldas, y Alexis Viéitez, también se habló de los premios a los ganadores y participantes. Para los primeros puestos se repartirán cerca de 7.000 euros en metálico, mientras que también habrá un trofeo para cada uno de los participantes.

La organización hizo hincapié en la importancia de que los aficionados que se desplacen a seguir la carrera respeten las normas de seguridad, con el fin de evitar situaciones de riesgo en caso de que se produzcan salidas del trazado de los pilotos.

Este año, como novedad, la organización realizó una campaña de promoción basada en las historias de pilotos gallegos sobre qué les dijeron sus madres cuando les comentaron que querían dedicarse al automovilismo. La campaña se movió por las redes sociales con el hastag #vascorrervas.

A Subida á Escusa calienta motores para su decimoctava edición