viernes. 21.01.2022 |
El tiempo
viernes. 21.01.2022
El tiempo

España se redime con un parcial de 23-0 en 7'

La selección española acudió a la cita que tenía con la victoria y arrasó a una Lituania que se marchó al final del primer cuarto con una ventaja de nueve puntos (15-24) y que sufrió un parcial de 23-0 en los primeros siete minutos del segundo, que fue prácticamente definitivo.

España comenzó bien, con dos canastas de Rudy Fernández y Juan Carlos Navarro. Y ahí se quedó. Lituania, un equipo teóricamente desahuciado y en caída libre, pareció revivir con tres triples de cuatro intentos a los cinco minutos, 10-15. Volvió a dar la impresión de que contra España es fácil meter triples.

Las cosas iban de mal en peor, con 10-19 en el minuto 7, y un quinteto español completamente diferente en cancha. Al final de los primeros minutos, 15-24 y una sensación: el juego de España es capaz de resucitar a cualquier selección moribunda.

Y... de repente: España
Siete minutos y un parcial de 23-0. Navarro las metió, Jorge Garbajosa también y Pau Gasol y Rudy. Y también se defendió y se robaron balones. La selección española abrió de par en par las puertas del infierno a una Lituania incapaz de reaccionar ante el vendaval hispano. De perder por nueve a ganar por catorce. Todo un mundo en siete minutos.

Las rotaciones hicieron que el conjunto que dirige Sergio Scariolo perdiera pegada y renta y que se fuera al descanso con ocho de ventaja, 40-32. Mucho más de lo esperado al principio y mucho menos de lo que podía haber sido, porque Lituania estaba con pérdida de conocimiento.

Once días atrás, el 3 de septiembre, en Vilna, Lituania endosó a los españoles una dolorosa derrota por 94-72 en lo que fue el comienzo de todos sus males: malos porcentajes de tiros, sobre todo triples y libres, y una defensa poco efectiva.

Gasol abre las heridas de los bálticos
Lituania se marchó herida pero viva al descanso e intentó resucitar ante las facilidades que pareció dar de inicio del tercer cuarto el campeón del mundo. Pero las heridas de los bálticos eran tan profundas como parecían, por su casillero de victorias a cero, y Pau Gasol se encargó de abrirlas más con su dominio total bajo el aro en ataque.

Con 57-41 a falta de dos minutos y medio, España buscó cerrar definitivamente el partido, algo que hasta ahora se le había negado. Alcanzó los veinte puntos de ventaja, 62-42 y acabó el tercer periodo con veintiuno, 64-43.

La selección española no quiso más. Aguantó la ventaja mientras que el seleccionador intentaba no castigar con demasiados minutos a los Pau, Navarro, Rudy o Garbajosa. España cumplió con su cita con la victoria, pero deberá ganar el próximo miércoles a Polonia, que contará con el apoyo de once mil gargantas, si quiere estar en Katowice en la fase final.

España se redime con un parcial de 23-0 en 7'
Comentarios