Expediente disciplinario y dos meses de suspensión para la agente imputada en el crimen de León

El Ayuntamiento de León ha decidido esta mañana abrir un expediente disciplinario y suspender durante dos meses de empleo y sueldo a Raquel Gago, la policía municipal de 41 años imputada en el caso del asesinato de la presidenta del PP provincial y de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Según han precisado a Efe fuentes municipales, ayer se dio un paso previo abriendo unas diligencias informativas contra esta agente, adscrita al servicio de la policía de barrios de León.

La policía, que está imputada pero en libertad, entregó el martes por la noche el arma homicida asegurando que la encontró en su coche, vehículo que había prestado a una de las detenidas por la muerte de Carrasco, con la que tiene una relación de amistad.

Las mismas fuentes han matizado que en un primer momento sólo se abrieron estas diligencias contra la agente puesto que el Ayuntamiento no tiene información del juzgado al haberse decretado el secreto de sumario y es difícil conocer su grado de implicación.

Ayer la apartaron del servicio y la enviaron a casa a la espera de efectuar por parte de la Policía Local de León una investigación tras la que se ha decidido hoy abrir ese expediente disciplinario.

La suspensión de empleo y sueldo de esta agente es de dos meses "ampliables o reducibles" en función de cómo se vayan desarrollando los hechos.

Supuestamente, esta agente prestó su coche, un Volkswagen Golf, a una de las detenidas acusadas del crimen, con la que tiene una gran amistad, y en el maletero encontró la pistola dentro de un bolso un día después.

Los investigadores se preguntan cómo tardó más de 30 horas en presentarse en Comisaría sabiendo que el día del crimen le había prestado su coche a una de las detenidas, independientemente de que hubiera localizado el arma o no.

Además, su imputación también se basa en que ha declarado que se cruzó con una de las detenidas poco después del crimen y no lo puso en conocimiento de sus superiores.

Son varios los indicios que, según fuentes de la investigación, refleja "cierto grado" de implicación de esta persona con los hechos.

Está previsto que la agente comparezca ante la juez en los próximos días después de que ya hayan prestado declaración las dos supuestas autoras del crimen, que se encuentran en prisión desde esta madrugada.

Isabel Carrasco fue abatida a tiros el pasado lunes, 12 de mayo, poco después de las 17.15 horas, cuando caminaba por una pasarela sobre el río Bernesga, cerca de su casa, en dirección a la sede el PP, para dirigirse a un mitin que se iba a celebrar en Valladolid con la presencia del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

Poco después fueron detenidas como supuestas autoras del asesinato María Montserrat González Fernández, de 55 años, y Montserrat Triana Martínez González, de 35, madre e hija.

María Montserrat González Fernández confesó a la Policía que ella efectuó los disparos, que cometió el crimen por "inquina personal" y que quiso vengarse por el trato que Carrasco había dado a su hija, que fue despedida de la institución provincial en 2011, según fuentes de la investigación.

Comentarios