domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Feijóo implora en la ofrenda al Apóstol por la unidad de España

El presidente de la Xunta afirma que el reto es que "la realidad viva se mantenga plural" y habla de una Galicia que debe "estar en el mundo y que el mundo esté en ella"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha implorado este sábado en la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago, que se celebra cada 25 de julio desde 1643, por la unidad de España, y ha recordado que "juntos queremos seguir para no perder una identidad secular y afrontar mejor las dificultades".

Ha implorado al Rey Felipe VI, quien lo ha nombrado delegado regio en esta ceremonia, como garante de la España de los pueblos, de las lenguas, de las autonomías y de la democracia constitucional. También se ha referido al desafío soberanista catalán, respecto a lo que ha apuntado que el reto es que "la realidad viva se mantenga plural" como "punto de encuentro de los pueblos que la componen".

Uno de ellos, la Galicia generosa, tolerante y abierta, tres características que permiten a esta comunidad autónoma "estar en el mundo y que el mundo esté en ella", ha proseguido Núñez Feijóo, y ha apuntado que España es "una peregrina que ha recorrido en los últimos años la etapa más espléndida de su paso por la historia, aquella en la que los españoles empezamos a caminar juntos, a hacer cosas juntos y a tomar el timón de nuestro destino".

En esa trayectoria, ha dicho, el Rey Juan Carlos supo interpretar el latir de un país y su hijo Don Felipe encarnar una tradición que se ha adaptado a los nuevos tiempos y que responde a la monarquía constitucional votada por el pueblo en 1978.

El máximo mandatario autonómico ha deseado este sábado que todos estos valores no dejen nunca de estar vigentes, que se mantengan "en pie", y ha dicho que Europa surge precisamente de la ilusión y no de la exclusión, que acepta a los diferentes, y también que se diluyen las fronteras, "haciendo posible la suma de identidades, logrando que las lenguas unan en lugar de dividir".

Y, en un contexto de transformaciones en general, más visibles desde las últimas convocatorias electorales, ha subrayado Núñez Feijóo que así como el cambio que no se apoya en la tradición es en realidad un cambio sin memoria, "condenado a cometer errores del pasado", un cambio en vilo, pues igualmente "la tradición que no acepta el cambio se anquilosa y perece".

En ese momento de su discurso, de nuevo aludió al Camino porque la modernidad de éste "es la prueba fehaciente de que es posible encontrar respuestas para el hombre y la mujer de hoy sin abolir las creaciones del pasado".

El jefe del Ejecutivo gallego ha lanzado un mensaje dirigido, pese a no producirse una alusión explícita, al alcalde compostelano, Martiño Noriega, quien ha recibido esta sábado como autoridad local a la comitiva, pero no ha participado en la ceremonia en el templo, toda vez que ya expuso, al asumir el mando de la ciudad tras imponerse el 24M su candidatura de unidad popular como lista más votada, que él no quería encargarse de la invocación al santo.

Núñez Feijóo ha asegurado que en su caso "nunca renunciaría a representar a mi tierra en el Día de Galicia y mucho menos a poder hacerlo en uno de sus símbolos más indiscutibles", esta seo que corona la Plaza del Obradoiro, de modo que ha animado a "conducir adecuadamente los intereses públicos y a gobernar con el ejemplo".

El poder que las leyes confieren, ha destacado, siempre estará incompleto si no va acompañado "de la autoridad que procede de la ética pública y privada" y la historia retrocede, en su opinión, cuando los que gobiernan se alejan de cualquier "peregrino sin nombre", pensando solo en ellos; mientras que avanza cuando se acercan a él, a ese peregrino símbolo del bien común, lo escuchan, lo entienden y respetan sus sentimientos.

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ha ensalzado este día y ha rechazado en su intervención toda suerte de confrontación entre un sistema ético y uno religioso, cuando lo que se impone es una "cuestión de sentido", y ha clamado por una sociedad en la que se vivan los principios morales y espirituales, que son garantía de una sociedad "de futuro".

Barrio ha pedido al Apóstol que interceda por los gobernantes y por todos aquellos que están ofreciendo sus mejores esfuerzos para "responder a las exigencias del bien común y construir una sociedad mejor".

"Necesitamos coraje moral para salir de la irresponsabilidad, del escepticismo y de la insolidaridad", ha remarcado, y tanto Feijóo como Barrio no han dejado pasar la ocasión de reparar en los sacrificios hechos por la gente durante la crisis económica, los cuales tendrán su recompensa ahora que se ha iniciado una etapa de crecimiento.

A la Iglesia, ha asegurado el arzobispo, como servidora de los pobres, no le es ajeno el sufrimiento de las familias en dificultades económicas a las que no se les ofrece un decidido apoyo, tampoco los jóvenes sin trabajo y sin recursos para formar una familia, ni los adultos que ya no tienen esperanza de incorporarse a la vida laboral.

Menos aún los niños que carecen de un ambiente familiar y social adecuado para desarrollarse, los ancianos olvidados, las mujeres afectadas por la penuria económica "muchas de ellas víctimas de violencia doméstica", los hombres y mujeres del campo y del mar que se "han empobrecido al no estimarse su trabajo y su sacrificio como medio justo de crecimiento personal y colectivo para el logro del bienestar".

Las palabras clave para mejorar este panorama, ha resaltado, no son el poder, la imposición y el dominio, sino la actitud de servicio, la que prima en la Iglesia, que sufre, asimismo, por las persecuciones de las que son víctimas muchas personas por el mero hecho de ser cristianas, comportamientos rechazables que "perduran en muchas partes del mundo ante nuestra indiferencia y nuestro silencio".

Julián Barrio y Núñez Feijóo han tenido este sábado un emotivo recuerdo para las víctimas de la tragedia ferroviaria de Angrois, de la que se han cumplido dos años, puesto que Galicia nunca olvidará esa jornada luctuosa del 24 de julio de 2013.

Feijóo implora en la ofrenda al Apóstol por la unidad de España
Comentarios
ç