Forcarei, de secuestros y venganzas

La alcaldesa de Forcarei, la 'popular' Belén Cachafeiro (Foto: Raquel Torres)
photo_camera La alcaldesa de Forcarei, la 'popular' Belén Cachafeiro (Foto: Raquel Torres)

FORCAREI. Nunca tanto se adelantó una precampaña electoral. Faltan algo más de dos años para los comicios locales y en Forcarei se están viviendo unos días de tan desgarrador, profuso y despiadado desencuentro político que el asunto podría terminar en los tribunales. La mecha que provocó el estallido de la particular guerra la puso el ex teniente de alcalde y también exconcejal de Cultura, Francisco Rozados Rivas, 'Rochi' o, según el prisma desde el que se mire, la actual alcaldesa, Belén Cachafeiro Anta. Los otrora amigos, compañeros de partido, vecinos y 'colegas', dentro y fuera de la Corporación, que estaban a partir un piñón, se han convertido en declarados enemigos.

'Rochi' presentará una candidatura independiente a las elecciones de 2015, la de 'Foro Forcarei'. La intención se conocía desde poco después del fallecimiento del anterior alcalde, jefe y mentor tanto de uno como de otro, pero hasta la semana pasada no estalló la 'bomba' que inició la contienda.

Rozados, no había figurado en la lista electoral -por primera vez en cuatro mandatos- que en 2011 encabezó aún David Raposeiras (falleció en enero de 2012). Y no fue en la candidatura, así de claro y meridiano, para concurrir a una plaza de funcionario, técnico de Cultura, en el Concello forcaricense -y este extremo lo reconoce el propio 'Rochi'-. Este intentó que Cachafeiro convocase el puesto 'ad hoc', según señalan varias fuentes fidedignas consultadas. La creación de la plaza, de hecho, fue aprobada en diciembre de 2011 (once meses después de que Cachafeiro tomase el mando), pero unas semanas más tarde llegó el revés para 'Rochi', la alcaldesa anuló la plaza dentro del Plan de Ajuste municipal.

Los defensores de Cachafeiro la aplauden porque el puesto, dicen, no hacía ninguna falta en el Concello y supondría un despilfarro de dinero inútil o, cuando menos, poco rentable en tiempos de crisis. Los detractores de la alcaldesa, los hombres y mujeres del círculo de 'Rochi' y el propio interesado no vieron sino una maniobra política para sustentar una venganza en toda regla.

Y lo mismo, un acto vengativo en el más 'strictu sensu' consideró la regidora y su entorno el registro, hace 15 días, por parte de 'Rochi' de 'Foro Forcarei', el partido del que será alcaldable y con el que Rozados le quiere arrebatar el bastón de mando a quien lo cogio, dice, porque él renunció a ser número 2 de lista.

En los últimos días, Cachafeiro y 'Rochi' se han puesto verdes mutuamente hasta la saciedad. El exteniente de alcalde la acusó, entre otras muchas cosas, de gobernar solo para los suyos y con actitudes antidemocráticas, de querer atribuirse méritos que le correspondían al fallecido Raposeiras, de ser una "prepotente", y hasta la calificó de "ser primario", al tiempo que 'quiso aclarar' que la alcaldesa mintió respecto a su formación académica porque, en contra de lo dicho por ésta en alguna ocasión, solo tiene estudios de Primaria y no FP II.

Por su parte, Cachafeiro tampoco escatimó en descalificativos, aunque lo hizo con mucha ironía y no poca 'sorna'. En una carta pública, acusó a 'Rochi' de comenzar muy mal su nueva carrera política, con "irrespetuosos ataques" hacia ella, de querer que le crease "una plaza por y para él con carácter vitalicio". Terminó la misiva quedando a su entera disposición "para resolver cualquier asunto en virtud del cargo de alcaldesa", otra puñalada diplomática. Cachafeiro, que reconoció que solo tiene los estudios básicos "pero moita capacidade de traballo e sentido común", lo dejó claro: será la última vez que habla de 'Rochi' hasta que llegue la campaña electoral. "Ten dous anos para dicir o que lle veña en gana", reiteró ayer cuando se le preguntó por la última de las acusaciones de Rozados.

Todos los Diarios. Y es que lo que éste denuncia que ocurrió el pasado domingo también es de órdago. Diario de Pontevedra publicó ese día una entrevista con 'Rochi'. Según éste, y a sabiendas de que las respuestas eran muy críticas con ella, la alcaldesa "comprou tódolos exemplares" que se distribuyeron en Forcarei y Soutelo, una veintena. Y eso no tiene otro nombre que 'secuestro de prensa', práctica habitual en las dictaduras.

'Rochi' puso el grito en el cielo. "Quíxoselles furtar ós veciños a posibilidade de que se informasen (...), silenciar a crítica". Añadió que "esas cousas só as pode facer unha persoa moi manipuladora" y subrayó que eso pasaba "nos tempos de Franco, tempos de retórica imperial, de integrismo relixioso, de censura moral e de autoritarismo político".

Ni corto ni perezoso, al comprobar que no había ningún ejemplar del Diario a la venta en Forcarei (porque, supuestamente, los había encargado todos la alcaldesa), Rochi se desplazó a Pontevedra. Compró otra veintena de periódicos y los repartió por todo cuanto 'recuncho' estaba abierto el domingo en Forcarei.

Solo las urnas dirimirán el feroz conflicto político

'Rochi' -al que el PP expulsará del partido y éste incluso dice agradecerlo- y sus defensores afirman que tienen apoyos más que suficientes para presentar la candidatura. Fuentes del bando contrario afirman que sus respaldos se limitan "a familiares", que tuvo que utilizar para poder reunir la veintena de constituyentes de Foro Forcarei. Algunos de ellos residen en otros municipios, para más detalle. La propia alcaldesa afirmó que los apoyos fuera del círculo familiar del exteniente de alcalde se limitan a los "afectados por el Plan de Axuste". Rochi le recordó sus enfrentamientos con Protección Civil, extrabajadores, profesores, un Anpa, personal del centro de salud y alcaldes de su misma formación política (en alusión a su desmarque del Consorcio Conca do Lérez). Cachafeiro recibe SMS y mails de apoyo y de descrédito hacia 'Rochi'. A este le llegan muchos también, con críticas a la inversa. Solo las urnas clarificarán quién gana esta feroz guerra.