jueves. 16.07.2020 |
El tiempo
jueves. 16.07.2020
El tiempo

Gatos de paso. Las claves de una casa de acogida

Estela, Rocío y Leticia posan con tres gatitos de una misma camada que la primera de ellas tiene en acogida. A la dcha. felinos en adopción. david freire
Estela, Rocío y Leticia posan con tres gatitos de una misma camada que la primera de ellas tiene en acogida. A la dcha. felinos en adopción. david freire

Un cuarto de baño, una cocina, un trastero en interior, un garaje... cualquier lugar es bueno para acoger temporalmente a un gato abandonado. La organización sin ánimo de lucro Difusión Felina de Pontevedra hace un nuevo llamamiento a la ciudadanía, solo que en esta ocasión cambia un poco el discurso y en lugar de reclamar adopciones, como hace habitualmente -«que también hacen falta, por supuesto»-, anima a la gente a acoger a los mininos, una labor en la que ya tienen experiencia Estela Molero, Rocío Vergara y Leticia Álvarez.

«En estos momentos necesitamos con urgencia casas temporales para aquellos gatos recogidos de la calle que no tienen un hogar o que todavía no se pueden ir a uno por estar a tratamiento», explica Carlos Ferrer, presidente de una asociación creada oficialmente hace un año por un grupo de adolescentes pero que ya lleva trabajando como plataforma en contra del maltrato animal más de cuatro. Durante todo ese tiempo han conseguido «colocar» a unos 500 felinos.

Facebook se ha convertido en el gran aliado de la ONG. Desde la red social hacen públicos los casos de nuevos gatos recogidos. Muchos de ellos se encuentran enfermos o fueron atropellados, lo que convierte la acogida en un paso fundamental para poder materializar la adopción definitiva.

Dedicación

Estela Molero vive en una casa. Solo así se puede entender que sea capaz de acoger actualmente a once gatos. «Llegué a tener 13», asegura esta mujer, que tiene casi todas las habitaciones de su hogar destinadas a diferentes camadas, así como a sus propios gatos, cuatro, y perros, otros cuatro, que pasan la mayoría del tiempo en el jardín.

La pontevedresa reconoce que esta tarea le da mucho trabajo y «disgustos», pero «mil satisfacciones». Además, anima a la gente a participar en esta buena acción, que ella comenzó hace dos años, porque «haces muchas amistades nuevas fantásticas».

En la misma línea se manifiesta Leticia Álvarez, la mano derecha de Carlos Ferrer en el rescate de gatos. «Perdí una parte de mi vida con todo esto, pero también gané otra muy importante», dice la joven, que confiesa que no toda la gente que le rodea entiende esta pasión tan grande por los animales. «Conoces personas con tus mismos intereses porque cuando estás en esto llega a darte vergüenza hablar de ello con alguna gente que no lo entiende y que piensa que estás loca», se lamenta.

Por su parte, Rocío Vergara comenzó el pasado mes de febrero. «Ofrecí mi casa para la acogida porque vi que no tenían y me tocó Leo, un gato diabético, al que tengo que pinchar dos veces por día», cuenta.

«Es genial el cambio que pegó desde que llegó. Pensamos que no iba a salir adelante. Ver cómo ha vuelto a vivir te emociona», afirma la joven que también colabora con la asociación Os Palleiros con los paseos semanales de perros.

Ella, como ya le ha ocurrido a otras personas que han acogido gatos, no puede asumir el gasto económico de esta estancia temporal. «Difusión Felina se hace cargo de todo», añade.

En este sentido, Estela Molero reconoce que «muchas veces terminas poniendo dinero de tu bolsillo, porque ves que ellos están desbordados».

De hecho, la asociación tiene en estos momentos una deuda que supera los 700 euros con la clínica veterinaria con la que trabaja.

«Pedimos a la gente que se haga del grupo de ‘teaming’, que solo supone un euro al mes, una cantidad muy pequeña pero que para los animales es crucial», dice Leticia Álvarez.

La colaboradora de Difusión Felina critica a la gente que toma la decisión de abandonar a los animales. «Para mí ese tipo de gente no son personas».

Sobre esta cuestión, Estela Molero incide en la importancia de recurrir a la esterilización. «No sé por qué hay ese rechazo a esterilizar a los gatos y perros. Si se hiciese a su debido tiempo no habría montones de camadas no deseadas».

En este punto interviene Carlos Ferrer para subrayar que la asociación no proporciona grupos de gatos para la caza. «Últimamente hemos recibido varias llamadas de personas que querían que les ‘preparásemos’ remesas de gatos. Nosotros no gestionamos adopciones exprés.

«Nuestro objetivo es entregar los gatos a gente responsable, que los vaya a cuidar y a querer. Por eso es tan importante para nosotros conseguir más casas de acogida, ya que actualmente tenemos muchos animales recién rescatados y no tenemos donde meterlos», asegura un joven que confiesa que «ver a los gatos con sus nuevas familias y felices hace que te dé un subidón».

La gran evolución de Nube en tres meses

La gata persa Nube apareció el pasado 6 de marzo en pésimas condiciones, y sin apenas moverse, junto a una de las fuentes del parque de recreo de Lourido, en Poio. Después de más de una semana ingresada con suero en el veterinario aquejada, entre otras cosas, de rinotraqueitis, encontró un hogar definitivo en la casa que la acogió y en donde todavía sigue a tratamiento de úlceras en los ojos.

Gatos de paso. Las claves de una casa de acogida
Comentarios