viernes. 28.01.2022 |
El tiempo
viernes. 28.01.2022
El tiempo

Humoristas gallegos amparan un medio de comunicar ''muy claro'' y que no se amedrenta

Humoristas y dibujantes de Galicia muestran toda su solidaridad ante el horror que se vivió en el semanario satírico francés Charlie Hebdo y coinciden en que el humor, un "sistema de comunicar muy claro", no se verá amedrentado.

El ferrolano Xaquín Marín, fundador del Museo del Humor de Fene, ha calificado de "aberrante", -y con esta opinión han coincidido todos los consultados por Efe-, un ataque que se ha cobrado la vida de ocho periodistas, dos policías, un trabajador de mantenimiento y una persona que visitaba la redacción.

De la invocación a Alá, ha ironizado Marín con que "si es grande, no necesita de descerebrados como estos individuos" que han apagado la existencia de un colega suyo, el tunecino Georges Wolinsky, un hombre burlón, "nada radical", y capaz de disfrutar de todos los placeres.

"Bon vivant" sería la expresión "más adecuada" para atribuirle, dice, y lamenta que su desenlace obedezca a una "acción tan inútil", al igual que hace Fausto Isorna, oriundo de Catoira (A Coruña), quien, en contraste con lo que "predican" todos esos terroristas, apunta que la civilización occidental "ha conquistado" el terreno de criticar con la palabra y con el empleo "del sarcasmo" en todas las modalidades.

Recuerda Fausto el atentado reivindicado por La Triple A contra la revista satírica El Papus, que emergió en 1973 y muy pronto se convirtió en un icono de la contracultura de los primeros años de la Transición. "Las motivaciones son las mismas", subraya encolerizado.

"Hoy todos somos Charlie Hebdo y debemos seguir firmes en la idea de la libertad", sin censuras, expone, y reivindica esta batalla con el mismo ímpetu que el ourensano Xosé Lois González Vázquez, más conocido como 'O Carrabouxo', quien confiesa que este episodio tan horripilante le ha afectado "enormemente" por su "identidad" como humorista.

"Hay indignación y consternación en todo el planeta", puntualiza, y su pluma ha tejido dos viñetas reivindicativas, una para el periódico en el que publica, La Región, en la que dice "Alá é grande a pena, aquí tamén" y otra para Sermos Galiza, en la que recuerda que un día como hoy, hace 65 años, murió en el exilio, por sus ideas, el caricaturista gallego Alfonso Daniel Rodríguez Castelao.

"Se trata de una coincidencia extraordinaria", detalla 'O Carrabouxo', humorista diario desde hace 32 años pero con una trayectoria de 50, al sumar aquel tiempo en el que dibujaba bajo los pupitres del colegio.

Xosé Lois diferencia entre "los humoristas del mundo sensato" y "otro mundo en el que no hay humor", antes de insistir en que siente una "repulsa enorme".

"Indignante", suscribe Patricia Castelao, la dibujante de A Estrada (Pontevedra) que ilustró el libro infantil de Ricky Martin, al observar que en su sector lo que se hace es "hablar, tener ideas, escribirlas y dibujarlas".

Considera esta mujer que lo ocurrido va "más allá de lo que es la religión" e incide en la necesidad de que se mantengan intactas dos libertades: de expresión y de crítica.

Como Patricia Castelao, el vigués Kiko da Silva recuerda que el humor es una baza para "pensar y dar vueltas a todo lo que sucede" y no tienen cabida épocas pesadas, "momentos casi medievales en los que a ciertas personas se les cortaba la cabeza o iban a la hoguera".

Hay que defender lo mismo que el Charlie Hebdo, apostilla, y dice que el luctuoso episodio registrado tiene "tanto que ver con la religión como la violencia que hay en el fútbol, nada, porque la violencia no representa a nadie; simplemente es un atraso social, una vuelta a los tiempos en los que el ser humano discutía a pedradas".

No todos los musulmanes son talibanes o yihadistas, enfatiza tras alarmarse al "explorar solo un poco las redes sociales", y alerta de que una palabra "mal dicha y poco pensada puede traer consecuencias muy graves, por lo que hay que ser bastante inteligentes".

"No nos vamos a amedrentar por el hecho de que hayan matado a esta gente por comunicar. Esto no quiere decir, no obstante, que nos envalentonemos, pero sí que queremos cumplir mejor nuestra profesión".

El coruñés Miguelanxo Prado, alma de "Viñetas desde O Atlántico" y Premio Nacional de Cómic 2013, entiende, como sus compañeros, que resulta "inadmisible" silenciar al Charlie Hebdo y "seguir pensando que la violencia es una herramienta válida para resolver los conflictos".

Toda violencia es una sinrazón, la que se da en un patio de colegio cuando un niño pega a otro, la machista, la de una madre o padre hacia su hijo, cualquiera en un escenario laboral, cuando un conductor quiere liarse con otro a mamporros tras un accidente, la violencia en el fútbol...

"Todo es parte de la misma cadena y lo único que cambia es el resultado final", concluye tras esta enumeración, y recalca que este instinto, el de la violencia, "es sobrante y repugnante", por lo que él es partidario de una represión, la represión de la violencia misma.

"Ningún resultado positivo va a llegar a través de esta vía", asegura.

Otro coruñés, David Pintor, repara en que el humor gráfico y el mundo del periodismo han mostrado una "unidad férrea" y ensalza que este jueves "ningún viñetista del mundo hizo otro tema que no fuera el asesinato en París", y gallegos como el ourensano David Rubín o la vilagarciana Emma Ríos se sirvieron de la red para mostrar su condena.

"Lo que más odian los fanáticos es el partido de la risa", dejó por escrito el exitoso escritor, poeta, ensayista y comunicador de A Coruña Manolo Rivas.

Humoristas gallegos amparan un medio de comunicar ''muy claro'' y...
Comentarios