Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

"A idea é que os rapaces saiban resolver os conflitos entre eles"

Reunión con los alumnos de 3º del CEIP Barcelos
Reunión con los alumnos de 3º del CEIP Barcelos
El CEIP Barcelos estrena el plan Druida, un proyecto pionero en Galicia para formar a alumnos y crear un aula de mediación

Resolver los conflictos entre ellos a través del diálogo y la colaboración y sin la intervención de un adulto es el objetivo del Proyecto Druida de Mediación Educativa, un plan pionero en Galicia que el martes se puso en marcha en el CEIP Praza de Barcelos con la implicación del alumnado, los progenitores y el cuerpo docente.

El director del centro, Ángel Rodríguez, explicó que se trata de un proyecto internacional avalado por la Unesco, apadrinado por la Universidad de Loyola (Sevilla) y desarrollado por el Foro Internacional de Mediadores a través del Centro Integral de Análise e Resolución de Conflitos de la USC (Ciarcus).

El proyecto consta de tres fases y la intención es desarrollarlo a lo largo de este curso. La primera, de sensibilización, comenzó este martes. A partir de enero se buscarán los mediadores naturales y en el tercer trimestre, "se dá tempo", se pretende crear el Aula de Mediación. "Tentarémolo prolongar dous cursos máis". Rodríguez subrayó que la gran novedad de esta iniciativa es que se centra en alumnado de Infantil y Primaria cuando lo habitual es que proyectos de este tipo se desarrollaran en Secundaria o Bachillerato.

La directora del Ciarcus, Raquel Castillejo, estuvo el martes en el colegio, acompañada de otros dos mediadores, para llevar a cabo las primeras reuniones de la fase de sensibilización.

Castillejo: "Elegimos este colegio por su grado de implicación. Tanto la Anpa como el director así nos lo transmitieron"

"Empezamos con este colegio, porque tiene todas las características que necesitamos para poder llevarlo a cabo: niños de diferentes edades, de diferentes lenguas, culturas... Esto es fundamental", explicó Castillejo después de participar en una reunión con los 47 alumnos de 3º de Primaria en la que se visionaron fragmentos de películas animadas en las que comprobaron cómo los protagonistas se enfrentaban a situaciones conflictivas de distinto modo para llegar a la conclusión de que "es mejor trabajar en un equipo coordinado. Eso haremos a partir de enero". El plan Druida, que toma su nombre de los cómics de Astérix, "trata de poder poner en práctica que existe el conflicto y eso es bueno según lo tratemos. Vosotros podeis trabajarlo con el diálogo y la colaboración o con amenazas y agresividad y esa no es la fórmula". Los mediadores "tratamos de ayudarles a que trabajen el diálogo formando mediadores naturales".

Para este primer curso se eligieron tres cursos: 6º de Infantil y 3º y 4º de Primaria. "No podíamos empezar con todo el colegio. Es un despliegue de medios y personas -apunta Castillejo-. Tratamos de que fueran los niños de cinco años, auténticos mediadores naturales a los que es muy fácil trasladarles todo lo bueno. La idea es que según vayan pasando de curso se vaya desarrollando en el colegio esa cultura de paz". Los de 3º y 4º de Primaria se seleccionaron "porque van a salir pronto del colegio, pero todavía les da tiempo a crear el centro de mediación, a estar manejándolo como sus directores, y porque después entrarán en el instituto, llevarán allí la cultura de la paz y podrán crear el aula de mediación, que cada vez es más necesaria".

El martes se celebraron charlas divulgativas para alumnos, padres y profesores. El día 29 tendrán lugar las que quedan pendientes con los otros cursos y progenitores que no pudieron acudir este martes.

APORTE ECONÓMICO. "En enero empezaremos con la fase de los talleres, con niños, padres y docentes. A pesar de que no vamos a formar como mediadores a padres y profesores, tienen que estar implicados en el proyecto", subraya la mediadora. "No puedes enseñar al niño que las cosas se solucionan con la palabra y que después el profesor no siga esa misma fórmula o llegue a casa y el padre le grite para que haga una cosa. Es una implicación global".

La intención del Ciarcus es continuar con este colegio y con alguno más. Para ello "tenemos que conseguir que la Xunta ponga fondos y empiece a cumplir con esas normas que tiene recogidas en su Plan de Convivencia, como la creación de centros de mediación en las escuelas, porque es la mejor fórmula para luchar contra dos de nuestras peores lacras actuales: la violencia de género entre gente muy joven y el bullying. La mejor manera de ver que somos iguales es a través del diálogo.

Castillejo subraya que "sabía que este colegio se iba a implicar muchísimo, tanto el director como la la Anpa así nos lo transmitieron y por eso lo seleccionamos. Es impresionante".

"A idea é que os rapaces saiban resolver os conflitos entre eles"
Comentarios