Interceptan en Vigo una furgoneta que transportaba carne congelada y fresca junto a piezas de motor

VIGO. Agentes de la Policía Local han interceptado una furgoneta que carecía de frigorífico y tenía caducado el permiso de transporte de mercancías perecederas una vez que constataron que en su interior había carne congelada, fresca y piezas de motor.

Según informan hoy las fuerzas de seguridad, los hechos ocurrieron a las 8.30 horas del lunes durante un control ubicado en la rotonda del puerto pesquero, cuando dieron el alto a una furgoneta isotérmica de la marca Citroën Berlingo.

Los agentes comprobaron que tenía caducado en 2012 el certificado de transporte de productos perecederos y, además, constataron que el interior había carne congelada y fresca, pese a que no existían equipos frigoríficos, además de varias piezas de motor de un vehículo.

Ante esta situación, un responsable de sanidad y un veterinario de la Xunta acudieron al lugar y, así, este último confirmó que los productos que se transportaban en la furgoneta no eran aptos para el consumo. Por ello, los agentes procedieron a la inmovilización del vehículo para posteriormente proceder a destruir la carne.

Por otra parte, la Policía Local ha imputado una falta de hurto a una mujer de 55 años, natural de Ourense y vecina de Vigo, tras ser sorprendida el martes por el personal de un centro comercial de la Avenida Ramón Nieto cuando supuestamente se metía en un bolso productos del supermercado. Los trabajadores habían vigilado a la sospechosa, de iniciales M.L.F., a través de las cámaras, pues la reconocieron por haber actuado de forma similar el pasado 26 de septiembre.

Cobre

Por otra parte, las fuerzas de seguridad han recuperado en la madrugada de este miércoles un total de 50 kilos de cable eléctrico de cobre supuestamente sustraído. Sobre las 2.00 horas, una dotación policial que patrullaba por la pista forestal de A Rabadeira en Candeán sorprendió a dos individuos quemando el cable y a un tercero junto a una furgoneta.

Los sospechosos huyeron hacia el monte, pero los efectivos policiales consiguieron alcanzar a uno de ellos, quien resultó ser un varón de 28 años de edad nacido en Uruguay y con domicilio en Pontevedra, de iniciales P.B.M..

Comentarios