jueves. 26.05.2022 |
El tiempo
jueves. 26.05.2022
El tiempo

"Invertiremos cinco años de nuestra vida en dar la vuelta al mundo en trike"

Mauro e Isabel, con la pequeña Luz, a su llegada a Pontevedra
Mauro e Isabel, con la pequeña Luz, a su llegada a Pontevedra
La Familia Compartir 'entrena' para su gran aventura en el Camino de Santiago, donde «hay mucha gente que te echa una mano»

Isabel Blanco, Mauro Silva y la pequeña Luz, de dos años, forman la Familia Compartir, "nuestro proyecto de viajes". Empezaron con iniciativas de voluntariado y ahora amplían horizontes gracias a la solidaridad de numerosas personas que les ofrecen alojamiento gratuito. Muchas de ellas siguen sus aventuras a través de la página homónima de Facebook, que cuenta ya con más de 2.700 seguidores. Los últimos 200 los sumaron esta semana, en la que están realizando el Camino de Santiago desde Oporto (Portugal).

Y no lo hacen ni a pie ni en bicicleta, sino en trike, un triciclo reclinado. Mauro pedalea en la Naranja Mecánica e Isabel en la Duna, que lleva un remolque en el que viaja su hija. "Juega, mira la naturaleza y se adapta a todo. Dormimos en albergues con literas... Ella, como una más".


"El gasto es en los vuelos y en el arreglo de bicis; es difícil no tener alojamiento, porque tenemos mucha gente que nos sigue"

Ayer llegaron a su ciudad, Pontevedra, y descansaron en su hogar, aunque la idea inicial era pernoctar, igualmente, en un albergue. "Pero no nos aceptaban a la niña". La pareja contrapone la extrema hospitalidad portuguesa a la actitud menos agradable con la que fueron recibidos tras cruzar la frontera.

Esta travesía es una suerte de entrenamiento de cara a su proyecto estrella, una vuelta al mundo que iniciarán el 1 de abril de 2019, también en trike.

"Llevamos casi 200 kilómetros encima y en dos días llegaremos a Santiago", apunta Luz. Tienen previsto llegar a Padrón y mañana realizar la etapa final.

Dependiendo del tramo, pueden viajar más rápido que en bicicleta o más lentos que a pie. "En la subida vas más despacio aún, en caminos de tierras y piedra es complicado. En Arcade, por ejemplo, hay una subida imposible, igual que en Labruja (Portugal), donde hay que buscar un poco de asfalto". Mauro y Luz subrayan que se han encontrado "mucha colaboración" en el Camino, "mucha gente que te echa una mano". Además, "peregrinos y hospitaleros nos dicen que probablemente seamos los únicos en hacer el Camino en trike".

Aunque todavía falta año y medio, la Familia Compartir tiene muy claro cómo será su vuelta al mundo. "Empezaremos en Albania o Rumanía y seguiremos hasta Asia -explica Mauro-. En la India cogeremos un avión para Egipto y bajaremos a Sudáfrica y de ahí volaremos a Nueva York, desde donde seguiremos hasta Sudamérica" en sus triciclos.

 "Uno de los objetivos del viaje es que Luz no tenga prejuicios. Además la educaremos según el sistema homeschooling"

"Es un viaje de unos cinco años", apunta Isabel. "Vamos a dejar el trabajo que tenemos aquí —ella es matrona, él escritor— e ir por el mundo. Nos alojaremos en casas locales de las plataformas de coachsurfing y warmshower. La gente te recibe en su casa y comparte lo que tiene, como hacemos nosotros en la nuestra".

2.000 EN UN AÑO. Aseguran que un plan de semejante envergadura no se traduce en un gran desembolso económico, ya que los gastos se reducen al coste de los dos vuelos, al arreglo de sus trike "y si en algún país no nos dan alojamiento, aunque es difícil no tenerlo, porque mucha gente nos sigue en Facebook. De Oporto a Redondela, por ejemplo, casi no pagamos para dormir".

"Realmente, menos la tienda de campaña, llevamos aquí —dice Isabel señalando el exiguo equipaje— todo lo que necesitamos en nuestra vida". "En un año entero en Asia esperamos gastar 2.000 euros como mucho —apunta Mauro—. Sale más barato que estar en casa". Por eso van a pasar de largo por media Europa "porque es el continente más caro. En India comes bien por un euro". De hecho, uno de los objetivos del viaje es comprobar "que todavía hay gente buena en el mundo, que te acoge, que te ayuda...".

Quieren conseguir que Luz, que regresará con nueve años "si es que volvemos", no tenga prejuicios. Además la educarán según el sistema homeschooling. "Geografía, historia, biología... En vez de estudiarlo en el colegio lo verá en directo por el mundo".

"Invertiremos cinco años de nuestra vida en dar la vuelta al mundo...
Comentarios