Lunes. 11.12.2017 |
El tiempo
Lunes. 11.12.2017
El tiempo

JORGE CUBELA: "PIDO A DIMISIÓN DO XERENTE DO CONSORCIO PROVINCIAL DE BOMBEIROS"

Jorge Cubela: "Pido a dimisión do xerente do consorcio provincial de Bombeiros"

Manuel Amoedo, en el centro, con sus hijos, Manuel y Alberto, y otros familiares
Manuel Amoedo, en el centro, con sus hijos, Manuel y Alberto, y otros familiares
Indignación al comprobar que los servicios de Emergencias tardaron más de dos horas en actuar en el incendio que calcinó la casa y la carpintería de Calvelo ►Manuel Amoedo: "A miña muller chamou 20 veces ao 112 chorando"

Desolados. Así se encuentran Manuel Amoedo, el dueño de la carpintería y la casa que ardieron este domingo en Calvelo, Tenorio, escasas horas después de que los Bomberos de O Salnés decretasen la extinción del fuego que devastó las instalaciones. El carpintero, que residía en el mismo inmueble con su mujer, explicó los hechos y apenas pudo contener las lágrimas al hablar de la frustración e indignación con la que vivió el incendio, sobre todo "porque tiñamos unha motobomba a menos de cen metros e non quixeron axudar por ser bombeiros forestais. Viñeron ao ver o fume. Todos lle pediron que actuaran, pero non houbo maneira", declaró Amoedo, que indicó que, pese a las llamadas de auxilio, solo los vecinos estuvieron a tiempo para echar una mano. "Os Bombeiros tardaron máis de dúas horas", explicó, para añadir, que, además, no consideraron aptas las condiciones del camino de acceso a la zona (era de tierra, sin asfalto) por lo que actuaron desde el interior de la nave de Celso Míguez. "A este negocio veñen camións a traer material. Claro que se podía pasar con camións e tamén llo dixemos, pero os Bombeiros decidiron actuar desde fóra".

La familia Amoedo coincide en señalar la tardanza y la falta de medios como principal motivo del final desastroso que tuvo el incendio. "O lume declarouse ás sete e vinte. Miña muller foi a que o mirou. Chamou ao 112 e dixeron que mandaron medios, pero non chegaban e os veciños comezaron a axudar. Chamou 20 veces chorando. Eu chamei unha. Dixemos que ardía a carpintería e a casa, pero non houbo maneira".

Para colmo de males, la casa dispone de agua a través de un pozo con motor de bombeo eléctrico, y el fallo de electricidad que probablemente provocó el fuego dejó a la vivienda sin luz, por lo que el agua no se pudo emplear. Hubo que traerla con una manguera de jardín y cubos desde otro punto. Al final, la desesperación era tal que hasta los agentes de la Guardia Civil, la primera de las autoridades en llegar al punto, se pusieron a trabajar con los vecinos. "Levaron cubos con auga. Agradecémoslles moito que fixeran o que puideron, porque cremos que foron os únicos que se portaron ben".

La tardanza de los medios no la negaban ni los propios Bomberos, aunque en las dos sedes comarcales no estaban los integrantes del turno que extinguió el fuego. De O Salnés, Ribadumia, salió una dotación sobre las 19.30, que, según la versión del parque comarcal tardó más de 35 minutos en llegar. Eran tres vehículos con tres bomberos. La de O Morrazo fue llamada como refuerzo media hora después, en torno a las 20.00, y tardó una hora en llegar al punto con un camión y tres bomberos. Su ruta era de más de 50 kilómetros. En el inicio de la extinción al cabo de O Salnés le dio un golpe de calor y el 061 le derivó al hospital, de modo que el cómputo total fue de cinco bomberos. A pesar de que las llamas en ese momento ya habían devorado casi por completo la carpintería, o no se pidieron refuerzos o no llegaron.

La extinción no se declaró hasta mediodía de ayer, momento en que incluso los Bomberos de Ribadumia habían realizado un relevo y llevaban horas regando los rescoldos. O Morrazo se retiró a las 5.00 de la madrugada. Aunque se logró que las llamas no afectasen al exterior lleno de madera de esta carpintería, ni a la casa vecina, ni a la nave de Celso Míguez, la familia Amoedo lo perdió todol a nave incluso puede venirse abajo en cualquier momento.

"Isto non tiña por que acabar así, pero o sistema está fatal e é o que nos tocou". Tres personas trabajaban en esta instalación, que quedó inservible.

Jorge Cubela: "Pido a dimisión do xerente do consorcio provincial...