La escultura con mosaicos de José Solla será ubicada a mediados de este mes

El Concello de Bueu comenzó este martes los trabajos de acondicionamiento de la parcela que albergará la obra con gravados jeroglíficos en homenaje a la comarca de O Morrazo diseñada por el artista
El artista José Solla y el concelleiro de Obras y Servizos, Fidel Castro, visitan las obras en la Praza Massó
photo_camera El artista José Solla y el concelleiro de Obras y Servizos, Fidel Castro, visitan las obras en la Praza Massó

Cada vez falta menos para que la Praza Massó luzca con más encanto que nunca. La macroescultura diseñada por el artista marinense José Solla en homenaje a la comarca de O Morrazo, estará lista en un par de semanas.

El Concello de Bueu comezó este martes las obras de acondicionamiento de la parcela en la que se va a colocar la pieza que el artista cedió al municipio. De hecho, este martes el escultor visitó los trabajos junto al concelleiro de Obras e Servizos, Fidel Castro. Previsiblemente, a final de esta semana estará lista la estructura de hormigón sobre la que a mediados de este mes se van a colocar las piezas que componen la obra.

PIEDRA Y COLOR. La escultura incluye 500 gravados jeroglíficos del pintor que recogerán momentos de la historia morracense. Se colocará en la mítica plaza buenense, concretamente en una zona cercana a la vieja chimenea de Massó, y será una obra de gran formato.

Los dibujos de Solla serán visibles por las cuatro caras del bloque de piedra, de tres metros de alto por cinco de largo, que está siendo montado por los alumnos de la Escola de Canteiros de la Deputación de Pontevedra.

El pintor explica que el gran cuadro que se plasmará sobre la piedra estará repleto de los seres fantásticos que, desde hace años, él refleja en sus pinturas.

"Estará lleno de cosas, de mi fauna, de mis pájaros, de mujeres desnudas... La intención es que, a medida que uno se acerque, vaya descubriendo cosas cada vez que la vea y que no sea como esas esculturas que, desde lejos, ya sabes lo que estás viendo", señala el artista.

Además, y como novedad, algunos de los mosaicos que conforman la obra van a ser pintados, según informó este martes el artista, para que así tengan una mayor visibilidad. Las piezas irán separadas en dos módulos para integrarse en el entorno y que puedan ser vistas más facilmente por el público.

Solla dedicó dos años a su diseño y decidió obsequiar al Concello con ese trabajo como agradecimento por otorgarle su nombre al paseo entre los arenales de Agrelo y Portomaior. El artista, nacido en la parroquia marinense de Seixo pero emigrado a Argentina, ya había donado otra de sus obras al Concello buenense.

En concreto, fue un cuadro pintado en 2005 bajo el título de ‘Porta da aldea’, un óleo de 73x84 centímetros que expresa perfectamente la línea tradicional del autor con ciertas reminiscencias gallegas. A pesar de estar lejos de Galicia, Solla nunca perdió el vínculo con su tierra natal y pasa largas estancias en Bueu.

Comentarios