sábado. 11.07.2020 |
El tiempo
sábado. 11.07.2020
El tiempo

La Fiscalía rebaja de 20 a 9 años la petición de pena para el hijastro de Oubiña

La Fiscalía ha rebajado de 20 a 9 años de prisión su solicitud de pena para el hijastro del 'narco' gallego Laureano Oubiña, David Pérez Lago, principal acusado de pertenecer a la organización de narcotráfico que introdujo en abril de 2006 más de 1.700 kilogramos de cocaína, por considerar que ha colaborado activamente en el proceso judicial y por haber reconocido, aunque tardíamente, los hechos que se le imputan, así como la jefatura de dicha organización.

Así lo ha manifestado en sus conclusiones la fiscal Inmaculada Ávila durante la quinta y última sesión del juicio que se celebra ante el tribunal de la de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidido por el magistrado Javier Gómez Bermúdez, contra Pérez Lago y los otros 13 miembros de su organización por un delito continuado contra la salud pública y por pertenecer a una red criminal internacional dedicada al tráfico de droga.

Al igual que el hijastro de Oubiña, otros ocho de los trece acusados han llegado a una conformidad tácita con la Fiscalía al haber admitido su participación en las dos operaciones de introducción de cocaína que tuvieron lugar en abril de 2006 y su pertenencia a la red liderada por Pérez Lago.

Para ellos, la fiscal ha aceptado la reducción de 18 a 7 años de cárcel propuesta por sus defensas, al entender el Ministerio Público que concurre la circunstancia de confesión tardía y al reconocer que han colaborado activamente con la justicia durante la vista, no sólo al admitir los hechos ''de forma clara y contundente'', sino al haber aportado ''datos de la participación que ha tenido el resto de la organización y las dos personas que no han querido llegar a un acuerdo''.

Para estos nueve acusados, incluido el líder de la red, David Pérez Lago, la Fiscalía pide además de las penas de cárcel, dos multa de más de 300 millones de euros cada una y su inhabilitación total.

Dicha petición de rebaja de la pena a 7 años de cárcel no se aplica para el acusado José Ramón Dorgambide ya que se encuentra en busca y captura al no haberse presentado ante la justicia desde el pasado día 31 de marzo, a pesar de haber tratado de establecer, al igual que los ocho acusados mencionados anteriormente, una conformidad tácita con la Fiscalía y haber reconocido los hechos.

TANIA VARELA, UN MIEMBRO MÁS DE LA RED

En cuanto a los tres acusados que pidieron su libre absolución, el Ministerio Público ha retirado su acusación contra Iván Cordal, al considerar que por su parte no existe delito y que no participó en los hechos.

Sí mantiene, sin embargo, los cargos contra la abogada Tania Varela y el miembro de la tripulación de la lancha rápida 'Blue Teck' involucrada en las operaciones, José Vidal, para los que, tras no haber llegado a un acuerdo con su defensa y al entender que no concurre la circunstancia de confesión tardía, la Fiscalía pide una pena de 13 años y medio de cárcel, rebajando en cuatro años y medio la solicitud inicial al tener en cuenta la entrada en vigor la reforma del Código Penal.

De esta forma, la fiscal considera que durante el proceso judicial ''ha quedado plenamente acreditada'' la participación de la letrada cambadesa en los hechos que se juzgan y su pertenencia a la red de narcotráfico liderada por Pérez Lago e incluso ha sugerido la posibilidad, que finalmente ha rechazado, de inculpar a Tania Varela, además de los hechos que ya se le imputan, de jefatura de la banda ''por la importancia que adquirió su actuación en el momento en que la organización cae''.

Aunque la representante del Ministerio Público ha reconocido que la incorporación de Tania Varela a la red se produjo tarde, y que su actuación en las operaciones de tráfico llevadas a cabo por la misma fue ''más soterrada'' que la de otros miembros, sí tuvo un papel importante y sí sabía quién era David Pérez Lago cuando le conoció.

Además, la Fiscalía ha destacado como argumento para justificar la participación de la abogada en las actividades ilegales el hecho de que ''llevara a cabo labores de vigilancia''. ''No nos parece que una persona normal se mueva con esas cautelas si no está inmersa en una actividad ilícita'', ha apuntado la fiscal, en relación a las advertencias que le hizo Tania Varela a Pérez Lago a través de SMS de que estaban siendo vigilados.

Por su parte, tanto la defensa de Tania Varela con la de José Vidal han solicitado ante el juez Bermúdez una sentencia absolutoria para sus defendidos, al considerar que son inocentes y que existe irregularidades en relación a los contactos que David Pérez Lago mantuvo con los comisarios de la Udyco Bahut y Calleja y con el Jefe de la Udyco Central en abril de 2006, Eloy Quirós, y que demuestran, a su parecer, que sí existió dicha colaboración policial.

Según la defensa de Tania, ''no hay una base objetiva'' para vincular a su patrocinada con la organización de narcotráfico ya que los hechos que se han expuesto en la vista para justificar su participación en las operaciones de narcotráfico ''no son más que indicios y suposiciones''.

Para ambos acusados, que no aceptaron llegar a un acuerdo con la Fiscalía antes de celebrarse la vista, se pide además de las penas de prisión dos multas para cada uno que en total superan los 900 millones de euros.

NO HAY DELITO PROVOCADO

La Fiscalía ha desacreditado, a su vez, la teoría de que las operaciones de introducción de cocaína llevadas a cabo por la organización de Pérez Lago en abril de 2006 respondieran un ''delito provocado'' a raíz de una supuesta colaboración policial que el líder de la red había establecido con los comisarios Bahut, Calleja y Quirós para entregarles a un grupo de narcotraficantes colombianos asentados en Madrid a cambio de beneficios penitenciarios en una condena anterior por tráfico de hachís.

De esta forma, la fiscal entiende que ''no existió provocación delictiva'' por parte de la Policía y que fue David Pérez Lago quien voluntariamente se puso en contacto con los comisarios de la Udyco para tratar de establecer esa colaboración.

Asimismo, ha apuntado que en el momento en el que el hijastro de Oubiña acude a las autoridades para proponer dicha colaboración alrededor del mes de enero de 2006, éste ya llevaba "al menos seis meses" planeando las operaciones de introducción de cocaína culminadas en abril de 2006 y que terminaron con la incautación por parte de la Guardia Civil de 1.700 kilogramos de dicha sustancia.

La fiscal ha señalado que por la experiencia y por las declaraciones de la policía "se sabe que se necesita al menos un año para planificar una operación de tráfico de cocaína semejante", por lo que a su parecer, ''fue David quien trató de engañar a la policía ya que llevaba planeando la operación desde mucho antes''.

En relación a Diana María Torres Caneda, acusada de haber participado en la venta de la gasolina sobrante de las operaciones de narcotráfico y de haber encubierto a su marido, Ricardo Cores Chazo, al conocer su participación en las actividades delictivas que se juzgan, la Fiscalía entiende que no se puede acreditar que estuviera involucrada en los hechos antes de las detenciones y que lo que único que hizo fue ''encubrir a su marido''.

En este sentido, el Ministerio Público rebaja a dos años de prisión su petición de pena para esta acusada. El juicio ha quedado este miércoles visto para sentencia.

La Fiscalía rebaja de 20 a 9 años la petición de pena para el...
Comentarios