sábado. 29.01.2022 |
El tiempo
sábado. 29.01.2022
El tiempo

La N-554 se cobra una nueva vida en Vilaboa

atropello.JPG
atropello.JPG

La N-554 no da tregua a los vecinos de Vilaboa. Ayer se cobró su última víctima de uno de los sectores más sensibles de todos los que usan el vial: los peatones. Una mujer de 75 años, vecina de Barciela, Santa Cristina de Cobres, perdió la vida a escasos metros de su casa, en el kilómetro cinco del vial, cuando se dirigía a la zona de la iglesia, en donde se encuentra su residencia.

Los hechos se produjeron a las 19.35 horas, cuando otra joven del municipio, del barrio de Vilar, y que conducía un Wolkswagen Polo con placa PO-554, arrolló 1934 BGX, arrolló a L.F.N., la mujer que volvía de un paseo y que murió en el acto como consecuencia del golpe. Probablemente, L.F., cubría los últimos metros del vial, que estaba cruzando, al ser arrollada.

En el lugar del accidente se concentró un gran número de vecinos, consternados por la noticia, y señalando lo que más de una vez se ha repetido, tando desde la Administración local, como desde las asociaciones de vecinos: la carretera es un peligro. Indican fuentes vecinales que la señal que dejó el atropello en el capó del coche no es de grandes dimensiones, por lo que puede que el turismo ni siquiera fuese a gran velocidad.

La conductora también conoce, como vecina, las características del vial, pero, sin embargo, el atropello fue inevitable: en ese punto, la carretera se abre en una curva, practicamente sin arcén, y sin iluminación. «O punto de luz está a 25 metros», lamentaron los vecinos. Además, la mujer, vestía ropas oscuras, e ia sóla por lo que no pudo recibir ayuda para evitar el coche.

Una dotación de la Guardia Civil de Tráfico levantó el pertienente atestado, antes de que se retirase el cadáver. El proceso duró más de una hora, porque fue necesario que llegase el juez de guardia de Cangas.

El tramo de la N-554, con unas condiciones similares al resto del vial un auténtico riesgo para los peatones. En esa zona, la reforma del vial dejará un paso de peatones y un semáforo, con el que la gente podrá pasar con seguridad a uno y otro lado. Hasta entonces, la memoria popular cuenta ya tres atropellos en el mismo lugar. El peor, el que ayer se produjo, con una víctima mortal.

La N-554 se cobra una nueva vida en Vilaboa
Comentarios