La paella gigante de la Navalla voló

PON0510P11F1.JPG
photo_camera PON0510P11F1.JPG

La segunda edición de la Festa da Navalla de Poio volvió a congregar ayer -en la primera de las dos jornadas del evento gastronómico- a centenares de comensales, que no quisieron perderse el gustazo de degustar el preciado molusco a un módico precio, que es una de las claves del éxito de la cita culinaria. Al igual que en la primera edición, doce unidades se vendían a 7,50 euros y también se mantuvieron los precios de las otras dos especialidades gastronómicas que se pusieron a la venta, siempre con la navaja como base; la empanada y la tortilla. Este año, como novedad, la organización, que corre a cargo de la Asociación de Amigos da Navalla, encargó la elaboración de una gigantesca paella con distintos mariscos. Las aproximadamente 70 raciones que contenía se agotaron, pero quienes se quedaron con las ganas ayer, pueden acercarse hoy a la carpa instalada en Lourido porque habrá más paella. Eso sí, no esperen a la hora punta, que ayer se registró sobre las dos de la tarde, porque los platos ayer ‘volaban’.

El festejo, cabe recordar, se prolonga durante toda la jornada, de modo que los comensales pueden desayunar, almorzar, merendar o cenar con navajas cocinadas a la plancha y aderezadas con limón y sal. Según el presidente del colectivo organizador, Alfonso Esperón, aunque ayer «quizais esperabamos unha maior afluencia de xente», a las seis de la tarde se habían despachado 180 raciones de navajas (sin contabilizar las de paella, empanada y tortilla), una cifra que consideró más que razonable. Así es que si el año pasado, Amigos da Navalla aseguraba la continuidad del evento en 2014, Esperón manifestó ayer que la cita gastronómica con el rico molusco volverá a Poio el próximo año. Y podría venir acompañado de berberecho. No es definitivo «porque igual resulta complicado meter máis especialidades».

Por el momento, la degustación de navajas en la carpa de Lourido, que cuenta con la colaboración del Concello de Poio y de la Deputación, está garantizada también el próximo otoño.

Comentarios