sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

La Policía Local ultima una campaña de control sobre los furanchos de Poio

A día de hoy existen en el municipio 15 loureiros con licencia
A día de hoy existen en el municipio 15 loureiros con licencia
Las inspecciones se realizarán para velar por el cumplimiento de la ordenanza municipal

Con la llegada de la primavera, los furanchos confían en hacer su particular agosto, al menos hasta el 30 de junio, momento en el que deberán cesar su actividad. Aunque la normativa municipal que regula a los ‘loureiros’ permite su apertura a partir del 1 de diciembre, la mayoría de los propietarios de este tipo de establecimientos apuesta por esperar a la finalización del invierno para abrir sus puertas. El Concello de Poio no es ajeno a esta situación, por lo que estará muy pendiente de que los responsables de los locales cumplen con todos los requisitos del reglamento, aprobado en el año 2013.

Para ello, la Policía Local tiene previsto iniciar en breve una campaña de inspecciones de todos los furanchos de la villa. Según datos facilitados por el cuerpo municipal de seguridad, actualmente son 15 los loureiros que disponen de licencia, si bien este número podría variar próximamente, ya que todavía no ha finalizado el plazo para solicitar los permisos pertinentes para iniciar o renovar la actividad. Precisamente, la Xunta Local de Goberno despachó el pasado lunes dos peticiones para continuar la actividad durante este trimestre. Aunque todavía no hay fecha estipulada para el inicio de la campaña de vigilancia, el inspector jefe de la Policía Local de Poio, Antonio Duarte, aclara, una vez comenzadas las inspecciones, se llevarán a cabo semanalmente "Queremos constatar que los responsables de estos negocios cumplen con los requisitos que establece la normativa", señala, a la vez que apunta que en años anteriores apenas se registraron incidencias.

En este sentido, cabe recordar que la cuantía de las multas varía en función de la gravedad de la infracción. En los casos más graves, las cantidades oscilarían entre los 250 y 500 euros. Además, las autoridades tendrían potestad para decretar el cierre del establecimiento.

REQUISITOS. Tal y como establece la ordenanza, que fue aprobada en 2013 y que, posteriormente, introdujo algunas modificaciones, los furanchos están obligados a tramitar una renovación actual de la actividad que desempeñan. En días laborales, los loureiros podrán permanecer abiertos entre las 19.00 horas y la medianoche, mientras que los fines de semana y festivos podrán abrir a mediodía. El máximo excedente que se puede vender es de 0,65 litros por metro cuadrado de la superficie de los viñedos de Poio.

En el apartado gastronómico, solo se podrán servir cinco tapas diferentes, a elegir entre once especialidades diferentes. El caldo tendrá que provenir directamente de los barriles.

Por otra parte, la Policía Local de Poio está trabajando en la puesta a punto de un plan especial de tráfico, que se aplicará durante la Semana Santa, a fin de garantizar la seguridad tanto de conductores como de viandantes y ciclistas.

La Policía Local ultima una campaña de control sobre los furanchos...
Comentarios