Lalín expedienta a un funcionario por su vinculación con empresas privadas

LALÍN. El Concello de Lalín abrió un expediente disciplinario contra un funcionario, el ingeniero-jefe de obras José Varela, para analizar, si como denunció la empresa Portas y Acuña y, posteriormente, el PSOE, existe incompatibilidad entre el trabajo que éste desempeña en la Administración local y su participación en varias empresas de ingeniería en las que figura con diversos cargos y a las que, en todo caso, está vinculado.

Así lo informó ayer, en una junta de portavoces, el secretario xeral del Concello, César López, a los 'voceiros' de los cuatro grupos políticos que componen la Corporación. En su informe el secretario señala que existen "indicios no tocante ás participacións societarias e ós poderes existentes en ditas empresas". López también informó a los portavoces de la solicitud de compatibilidad cursada por el ingeniero de obras hace 16 años, en 1997. La petición de Varela nunca fue contestada. No pasó, al menos, como recordó ayer la oposición, por el órgano competente para concederla o denergarla, el Pleno de la Corporación.

De todo esto se dio cuenta en la junta de portavoces, posterior a la sesión plenaria de ayer, en la que se rechazó una moción presentada por los socialistas en la que pedían la comparecencia del alcalde, Xosé Crespo, para que explicase las posibles incompatibilidades de los funcionarios municipales. El portavoz socialista, Manuel González Aller, subrayó que "está na rúa que hai varios funcionarios desta Casa que teñen actividades privadas". Su denuncia fue en vano porque el mandatario lalinense no dijo 'esta boca es mía' y remitió a la oposición a la xunta de voceiros que se celebró tras el Pleno. Aunque la comparecencia del regidor fue rechazada, el portavoz del Ejecutivo Local, Román Rodríguez, dio unas vagas explicaciones que, lejos de convencer a alguien, dejaron a la oposición estupefacta, con la sensación de que el Gobierno no ejerce control alguno sobre estas potenciales incompatibilidades de las que, por otra parte, hace años que se habla. De hecho, así se lo recordó el edil socialista y exdelegado de Educación, Cristóbal Fernández a Crespo: "Hai dez anos que xa o ía facer -un análisis de este asunto- e nunca fixo nada".

Reunión con la Policía

Y es que lo que dijo el portavoz del Ejeuctivo de Xosé Crespo fue textualmente que "cada un é dono dos seus actos". Añadió que "non queremos culpabilizar a ninguén sen ter proba ningunha porque se lle pode facer un dano irreparable", aunque, eso sí, desveló que el alcalde mantuvo recientemente una reunión con la Policía local (uno de los grupos del funcionariado local que está en el punto de mira) "para que non leven a cabo actividades fóra do marco xurídico". El portavoz del PP finalizó su breve intervención destacando que "mentres non haxa unha análise rigurosa e ampla, hai que ter prudencia". Pero ese análisis es precisamente el que le pidió la oposición y que el Gobierno no realiza o no da a conocer. El portavoz del BNG, Xesús Cordeiro, en la misma línea que el PSOE, acusó al Ejecutivo de Crespo de dejadez de funciones.

Toda la oposición le recordó que la Administración ha de activar mecanismos de control de las compatibilidades, máxime cuando hay sospechas e incluso peticiones explícitas.

Comentarios