Las federaciones agroalimentarias exigen ayudas ''urgentes'' para los agricultores

Las federaciones agroalimentarias de la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisión Obreras (CC OO) han exigido este viernes que se concreten ayudas "urgentes" para los trabajadores del campo damnificados por la crisis de la bacteria E. coli y anuncian que se movilizarán a mediados de septiembre si éstas no llegan.

En concreto, la secretaria del sector agrario y manipulador hortofrutícola de la Federación de la Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag) de UGT, Delia García, ha adelantado que esta formación organizará una serie de movilizaciones en las autonomías más afectadas por la pérdida de jornales y días de trabajo, si el Gobierno no pone en marcha medidas que palíen esta situación.

García ha señalado que la intención de la Fitag es coordinar estas acciones con sus homólogos de CC OO, organización junto a la que mantienen conversaciones con las secretarías de estado de Empleo y Seguridad Social para cuantificar las pérdidas de los trabajadores por cuenta ajena del campo durante la crisis por una cepa agresiva de la bacteria E. coli

La Fitag también ha denunciado que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino "no haya dicho ni esta boca es mía" en relación a la situación de los jornaleros, ni ha contestado a una petición de reunión con la ministra, Rosa Aguilar, que ambos sindicatos pidieron el pasado 21 de junio.

En un comunicado, la Federación Agroalimentaria de CC OO ha considerado "positivas pero insuficientes" las ayudas que el jueves acordaron los países de la Unión Europea (UE).

Ha añadido que el Gobierno debe ser más "exigente" y poner "la misma intensidad y diligencia" en garantizar que las ayudas lleguen también a los trabajadores del campo.

Según las estimaciones de CC OO, en torno a 75.000 asalariados del sector agrario se han visto afectados por la pérdida de empleo, entre fijos, fijos-discontinuos y eventuales.

Del mismo modo, estima que los jornaleros afectados han perdido una media de 40 días de trabajo desde el inicio de la crisis, el 26 de mayo, hasta el pasado 30 de junio, por lo que demanda "sensibilidad" al Gobierno.

Comentarios