Lluvia de medallas en el día de Nadal

nadal_ouro_dentro.jpg
photo_camera nadal_ouro_dentro.jpg

La delegación española en Pekín se resarció este domingo de la escasez de medallas de los últimos días. En solo unas horas cayeron tres platas y el oro más esperado: el que consagra a Rafael Nadal como el mejor tenista del momento, y lo convierte en la única raqueta española que se ha subido a lo más alto del podio en unos Juegos.

En la víspera de su proclamación como número del mundo destronando al suizo Roger Federer -imbatible durante cuatro años-, Rafael Nadal conquistó el primer título olímpico del tenis español. El tenista balear se impuso con contundencia al chileno Fernando González en tres sets y poco más de dos horas de partido (6-3, 7-6 (2) y 6-3).

"Ni en mis mejores sueños podía imaginarme esto", dijo Nadal después de ser coronado campeón, en un podio en el que estaban González y el serbio Novak Djokovic. La final femenina, con pleno sabor ruso, se la adjudicó Elena Dementieva al derrotar a su compatriota Dinara Safina por 3-6, 7-5 y 5-3.

Y también en tenis caía otra medalla de plata, la primera del día. La pareja de dobles formada por Virginia Ruano y Anabel Medina se tuvo que conformar con la plata al perder en la final del torneo, donde nada pudo hacer ante el tenis muy superior de las hermanas Serena y Venus Williams, que se impusieron por 6-2 y 6-0 en 66 minutos.

Deferr no falla
También entró en la leyenda del olimpismo estatal el gimnasta Gervasio Deferr. Con su plata en suelo y los oros de Atenas y Sidney en salto se unió al ciclista Joan Llaneras como los únicos deportistas españoles que cuentan con dos metales dorados y una plata en tres Juegos consecutivos.

Deffer volvió a competir con su habitual garra, pero se le escapó el oro por unas décimas. Su ejercicio en suelo logró una puntuación de 15,775, por el 16,050 del chino Zou Kai, que ganó el oro.

Vela: una plata que puede ser oro
La cosecha incluye además la plata en vela, clase 49er, de Iker Martínez y Xabier Fernández. Esta medalla aún puede ser de oro si prospera la reclamación de la delegación española contra la pareja danesa, que se adjudicó la victoria con un barco prestado. El jurado ha aplazado 24 horas su decisión sobre la posible descalificación de los ganadores.

Con estas cuatro, España suma siete medallas (tres de oro, tres de plata y una de bronce) cuando los Juegos cierran su noveno día de competición, y se sitúa en el puesto 13 del ranking.

Marta Domínguez: la cruz
Menos suerte tuvo Marta Domínguez, que protagonizó la cruz del deporte español este domingo. La atleta, de 32 años, sufrió una aparatosa caída en la final de los 3.000 metros obstáculos cuando peleaba por una plaza en el podio.

Domínguez no pudo continuar y abandonó la carrera a solo 200 metros de la meta. Su compañera Zulema Fuentes-Pila entró en el puesto 12. "No pasa nada, hay que seguir luchando", dijo Domínguez después de la prueba que ganó la rusa Gulnara Samitova-Galkina, con nuevo récord mundial (8:58.81).

Tampoco hubo suerte en maratón, donde Yesenia Centeno terminó en el puesto 45, la lucense Alessandra Aguilar en el 54 y María José Pueyo en el 64, a 21 minutos de la ganadora, la rumana Constantina Tomescu.

Cerca de la medalla estuvo la luchadora Maiden Unda, pero perdió la pelea por el bronce en la categoría de -72 kilos ante la polaca Agnieszka Wieszka.

En las competiciones por equipos, la suerte fue desigual este domingo. La selección femenina de baloncesto arrolló a Mali en un partido no decisivo. En hockey masculino, por el contrario, una derrota contra Alemania (0-1) ha complicado la clasificación. El equipo español está obligado a ganar a Corea del Sur para asegurarse el pase a semifinales.

Phelps, el hombre de oro
Pero el titular del día ha sido para Michael Phelps, que se marcha de Pekín encumbrado al Olimpo del deporte. Consumó sus ocho oros en unos mismos Juegos, marca que nadie había hecho antes. Mark Spitz, su compatriota e inspiración, se quedó en siete hace 36 años en los Juegos de Múnich.

Otro dato apabullante. Si Phelps fuera un país estaría quinto en la clasificación del medallero, empatado con Corea, Japón y Australia a ocho oros y sólo superado por China, su propia nación, Gran Bretaña y Alemania.

La natación se despidió de Pekín con el asombroso saldo de 25 récords del mundo -siete del tritón de Baltimore-. En Atenas hace cuatro años sólo se batieron ocho. La explicación hay que buscarla, según los técnicos, en los nuevos bañadores Speedo y en una piscina excepcionalmente rápida.

Estados Unidos ha sido el gran dominador de la piscina con 31 oros, once más que los australianos, cuya gran figura ha sido Lisbeth Trickett, con tres títulos.

100 metros color verde
Jamaica es claramente la referencia de la velocidad en el atletismo de Pekín 2008. El sábado Usain Bolt dejó atónito al mundo con sus 9.69, estratosférico nuevo récord del mundo. Este domingo,  el hectómetro femenino estuvo copado por sus compatriotas Shelly-Ann Fraser (10.78) y Sherone Simpson y Kerron Stewart, que compartieron la plata con la misma marca de 10.98.

En 10.000 metros, el etíope Kenenisa Beleke revalidó con autoridad su título con 27:01.17. Nadie ha sido capaz de vencerle en sus once últimas carreras de los 10 km.

Las diferencias en el medallero entre China y Estados Unidos aumentan cada jornada. Les separan nada menos que 16 oros. El país anfitrión acumula 35 títulos y el norteamericano 19.