La firma eligió la terminal marinense

Los altos costes de estiba y desestiba de Vigo, motivo del traslado de Maersk a Marín

El presidente de la Autoridad Portuaria de la ciudad olívica indicó que no está claro que la decisión de la firma danesa sea definitiva
Contenedores en el Puerto de Marín
photo_camera Contenedores en el Puerto de Marín

El actual sistema de estiba y desestiba en la terminal de Vigo y los altos costes que suponen para los operadores portuarios serían los motivos que impulsaron al traslado de la actividad de la empresa multinacional Maersk al Puerto de Marín. Así lo indicó este jueves el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, en una rueda de prensa tras participar en un acto en la sede de los empresarios de Pontevedra.

López Veiga señaló que los agentes socioeconómicos y operadores portuarios le han trasladado que el principal inconveniente para la competitividad de la terminal de contenedores están en la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios de Vigo, Sagep. "Maersk dice que el Puerto tiene que reconsiderar sus costes, pero hay que ver dónde está realmente el problema, porque todo el mundo dice que está en la Sagep", apuntó el presidente del Puerto vigués. Asimismo, precisó que este colectivo tiene "muy buenos profesionales" y que "no interesa que desaparezcan", sino que el servicio sea "eficaz". En este sentido, López Veiga destacó la "rigidez del sistema" de trabajo como uno de los factores que han puesto a la terminal viguesa en desventaja y que provocó que la multinacional danesa haya optado (a través de un método de subasta) por el puerto de Marín.

El presidente de la rada viguesa señaló que, no obstante, todavía no está claro que la decisión sea definitiva o que Maersk vaya a llevarse todos los tráficos y recordó que la terminal de la ciudad olívica tiene unas instalaciones "objetivamente superiores" y que algunos barcos, por sus necesidades de calado o de grúas, no podrían descargar en la terminal marinense.

En todo caso, el traslado de la operadora a Marín es el principal asunto de una reunión que López Veiga mantendrá con la naviera, con el fin de que le concreten el alcance, a corto y medio plazo, del traslado, si se mantendrá cuando haya una nueva subasta en 2017, si "se llevan toda o parte" de la operativa y si es una decisión irreversible.

El presidente del Puerto de Vigo reveló que Maersk le trasladó que sus clientes habituales no tendrían problema en cargar o descargar en Marín en vez de en Vigo, algo de lo que discrepa, como también duda de que aquellos no acaben recurriendo a la competencia.

IMPACTO. "Mi obligación es ponerme en lo peor e intentarlo todo para que Maersk reconsidere su decisión", afirmó López Veiga, y admitió que el traslado de la armadora supondría un impacto económico notable para el Puerto vigués, ya que esta empresa mueve en torno al 30 por ciento de los contenedores (unos 64.000 TEUs el año pasado).

El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo indicó, además, que "hay otras alternativas" a esta firma, pero reconoció que la marcha de la principal operadora en este sector podría implicar unas pérdidas de 1,6 millones de euros "en el peor de los casos, si es que se van todos los destinatarios de las mercancías".

PESCA CONGELADA. Uno de los sectores en los que este traslado puede tener mayor repercusión es el de la pesca congelada. El presidente de los armadores de Vigo, Javier Touza, avanzó que este viernes se celebrará una reunión con responsables del Puerto, en la que también participarán representantes del sector de las conservas y de Conxemar.

Touza aboga por plantear una "reflexión profunda" sobre el funcionamiento de las terminales, de la sociedad de estiba, etc., y apuntó que, aunque haya otras alternativas a Maersk, existen puertos en los que hay operadores exclusivos.

AUTOMOCIÓN. Por su parte, el portavoz de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Asime), Enrique Mallón, señaló que unas "45 ó 50" empresas de sectores como el de piezas de automoción o extrusión de metales se verían afectadas por la decisión de la multinacional danesa. El traslado de actividad a Marín supondría para las firmas del sector instaladas en el área de la ciudad olívica un aumento de costes de un 30 por ciento.

Por este motivo, indicó que si hay otra naviera "homologable" a Maersk, las empresas de la ciudad olívica afectadas recurrirán a la misma, porque los costes de transporte y en tiempos son "determinantes" en sectores como el de la automoción.

En la misma línea, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo subrayó que en este sector existe "mucha competencia" y conjeturó que "a lo mejor el daño" de la marcha de Maersk a Marín "no es tan grande" para la economía de la urbe viguesa.

Comentarios