Los críticos de Anova se constituyen como corriente interna

Los críticos de Anova, la organización política surgida de la escisión del BNG, plantean crear un grupo político por la regeneración toda vez que han rechazado la alianza con Izquierda Unida, con la que este partido creó la coalición AGE en el Parlamento de Galicia, para los comicios europeos de mayo.

Un grupo de representantes, entre los que se encontraba el que fuese coordinador de Comunicación, Mario López Rico, ha acordado esta tarde en una reunión celebrada en Santiago dar este paso respetando los principios fundacionales, que pasan por una organización que siempre ha de estar presidida por la defensa del bienestar de las minorías oprimidas y la procura del bien común.

Algo, recalcan en una nota, que solo puede darse en una Galicia "plenamente soberana" y por lo que proceden al "rescate" del proyecto genuino de Anova.

Por ello, tras dimitir recientemente de sus responsabilidades, los participantes en el encuentro de este sábado proponen la convocatoria urgente de una asamblea extraordinaria para, después de las europeas y antes del verano, celebrar esta cita en la que se debería proceder a la elección democrática del Consello Nacional y, en consecuencia, de las personas comisionadas derivadas de este trámite, incluida la portavocía.

También estipular la obligatoriedad de la militancia exclusiva en la "Anova nacionalista" para así frenar las dinámicas "esterilizadoras y centrífugas" que produce la existencia interna de grupos políticos que acabaron por ser "los verdaderos ámbitos de decisión" hasta derivar en una "Anova secuestrada".