Los hosteleros se unen contra el canon de la SGAE, que califican de atraco

La reunión se celebró en un establecimiento de Combarro. david freire

La Asociación de Hosteleros Poio-Mar celebró ayer una asamblea para tratar, entre otros asuntos, lo que considera «un atraco a man armada» por parte de la Sociedad General de Autores y Editores. Según explicó el presidente del colectivo poiense, Manuel Corrales, la SGAE «pretende obrigarnos a asinar un contrato con ela e pagarlle un canon totalmente abusivo por poñer música nos establecementos ou incluso a televisión, argumentando o cobro dos dereitos de autor. É unha auténtica vergoña o que nos están facendo», dijo.

El portavoz de la asociación de hosteleros indicó que algún local ubicado en Poio «recibiu unha advertencia da SGAE esixíndolle o pago de máis de 700 euros ou, en caso contrario, dixéronlle que o levarán ó xulgado. Déronlle quince días para aboar esa tarifa».

En palabras de Corrales, «é unha chantaxe en toda regra».

Además de este asunto, los asistentes a la reunión celebrada ayer hablaron sobre las tasas municipales, con la intención de hacerle llegar su malestar al Concello de Poio. Según precisó el presidente de Poio-Mar, «entre o saneamento, a auga, o lixo e os demais impostos, estamos desembolsando unha cifra desorbitada. Hai negocios que están a punto de cerrar porque non son rentables. O que gañan apenas lles dá para cubrir todos os gastos. O Concello estanos queimando, estanos poñendo a pistola contra o peito», dijo.

Por otra parte, el encuentro sirvió para tratar el tema de los furanchos. Manuel Corrales afirma que algunos de estos locales, también conocidos como ‘loureiros’, no están respetando las condiciones establecidas en la normativa que los regula.

«Hainos que abren máis tempo que os tres meses que establece a norma. Inventan trampas para permanecer funcionando máis alá dese período e o problema é que ningunha autoridade fai nada para impedilo. Os hosteleiros xa o temos bastante complicado para subsistir. Este ano xullo foi fatal de ocupación nos hoteis. Agosto foi ben, pero cun mes só non aguantas todo o ano. Se por riba temos que soportar a competencia desleal, estamos perdidos».

Según la normativa municipal, los furanchos solo pueden abrir un máximo de tres meses en el período comprendido entre el 1 de diciembre y el 30 de junio (con carácter excepcional, se podría ampliar un mes más).