Los mejilloneros admiten que las previsiones 'no son buenas' y temen que cierre se junte al inicio de temporales

SANTIAGO.El sector del mejillón en Galicia, afectado desde este lunes por el cierre total de las áreas de producción a causa de la toxina, admite que las previsiones que manejan "no son muy buenas" de cara a los próximos días, aunque confían en que "no se cumplan los peores pronósticos" y el cierre no se junte con el inicio de los temporales de invierno en la costa, lo que les impediría reanudar su actividad.

Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación de Mejilloneros Virxe do Rosario, de Vilaxoán, en Pontevedra,  Javier Blanco, quien, aunque ha admitido que el sector está "acostumbrado" a la presencia de la toxina, que afecta a la costa "todos los años", en esta ocasión ha llegado "en un momento muy malo".

"Todas las fábricas conserveras estaban a pleno rendimiento", ha admitido Javier Blanco, quien ha destacado que, al cierre de las áreas de producción, el mejillón estaba "en su mejor momento", por lo que la presencia de toxina está causando "unos perjuicios mayores que en otras épocas del año".

Esta situación se suma además, ha indicado Blanco, al hecho de que el mejillón, una vez llegado a su mejor momento, "si no se recoge, se pierde". Por ello, si el cierre por la toxina se une al inicio de los temporales, que dificultarían la recogida, causará "unos perjuicios importantes".

"Vamos hacia el invierno, y si nos viene un temporal, se nos va a ir", ha sentenciado Javier Blanco, quien ha admitido que el sector está "muy nervioso" ante como pueda evolucionar esta situación. "Las previsiones no son muy buenas", ha explicado el mejillonero, al tiempo que ha admitido que "el miedo" de todo el sector es "que esto se alargue en el tiempo y se dé por cerrada la campaña".

Situación ''extraordinaria"

Desde la Federación de Cofradías de Pontevedra, su presidente, José Antonio Gómez, admite que la situación actual es "extraordinaria", dado que se está produciendo un "volumen de toxicidad muy alto".

De hecho, según los datos que maneja, no se producía una situación causada por la toxina similar desde 2005, dado que, en general, los periodos de afección "suelen ser relativamente cortos".

Aunque el cierre de las zonas de producción es un "incordio" para el sector y causará pérdidas aún "difíciles de cuantificar", José Antonio Gómez ha recordado que las aperturas se harán "siempre y cuando los niveles de toxicidad garanticen las condiciones". Por ello, ha pedido "agilidad" en la realización de análisis y en la apertura de zonas en cuanto nos niveles sean "óptimos".

Desde la cofradía de Noia, su presidente, Santiago Cruz, también ha lamentado las pérdidas que generará esta situación, que en esta zona en concreto afecta desde el pasado miércoles.

Santiago Cruz ha recordado que en este momento del año el producto era "perfecto" y se encontraba en su mejor momento de producción, lo que ha acarreado consecuencias más negativas. Ahora, a la espera de "los resultados de los análisis", desde la cofradía se esperan noticias que "podrían ser peores" de cara a las próximas semanas.

El peor año

El presidente del Consello Regulador de Mexillón de Galicia, Francisco Alcalde, está también de acuerdo en que 2013 es "es el peor año" que recuerda en el sector, que se encuentra "en una situación de emergencia económica". Al actual cierre, ha recordado, se suman además otros dos cierres previos, la crisis y la falta de demanda del producto.

Sobre este episodio de toxina en concreto, Alcalde ha apelado a la cautela y ha señalado que es pronto para hacer cálculos sobre los efectos económicos que tendrá.

En la misma línea, el presidente de los depuradores de mejillón, Ramón Blanco, también ha pedido cautela y ha confirmado que se encuentra pendiente a la espera de novedades que puedan dejar ver la evolución que tendrá esta situación.

Comentarios