Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Los secuestros de Tino Lores

Stand de Illinois en ExpoPymes
Stand de Illinois en ExpoPymes

La primera noche llegó muy pronto. Eso es porque aquí anochece temprano y porque todos estaban rendidos. ¿Todos? ¡No! Yo había advertido en numerosas ocasiones el riesgo que corre uno de ser secuestrado en México. Eso es porque Ciudad de México no es una ciudad compacta. Y eso es lo que le ocurrió a Tino Lores. Fue secuestrado por un grupo de mujeres que habían hecho el Camiño Portugués y se lo llevaron a hacer el Camino mexicano, que vaya usted a saber qué carajo es eso. Él asegura que llegó a las 2 de la madrugada, pero yo tengo mis dudas. Fue de los primeros en presentarse a desayunar. Igual venía de reenganche, pero estaba fresco como una lechuga. Nos enseñó unas inocentes fotos de los cinco mil lugares que había visitado. Sospecho que esas fotos eran una coartada y las había hecho en un viaje anterior.

Antes, cuando el alcalde entró en su habitación, la encontró decorada con globos rojos y amarillos y una bandera de España sobre la cama. Cortesía del hotel. Aquí no saben que Lores viene a México a romper España. Imagino que se habrá pasado la noche pinchando globos y quemando la bandera. No habrá sido una noche fácil para él, que se presentó al anochecer en la recepción tras una reunión con unos senadores. Traía cara de cansado y apenas era capaz de decir que necesitaba un adaptador de corriente para cargar su móvil, su tablet, sus pitillos electrónicos y sus jerséys rojos, que según entiendo, tienen wifi. La prueba de su cansancio fueron unas declaraciones que hizo al diario mexicano Reforma, uno de los más importantes de esta república, y en las que Lores dice textualmente: "La gente que quiere ir a toda hostia y aparcar en la misa del domingo, para esa gente no gobierno. Hay quien no acepta eso, pues qué le vamos a hacer". Razón no le falta, y lo digo como ciudadano que quiere ir a toda hostia y aparcar en la misa del domingo.

A la mañana siguiente, la del jueves, vuelta a empezar. Este programa, o lo diseñó un sádico, o lo diseñó Rafa Domínguez para asesinar al alcalde y de paso al resto de la delegación. De vuelta en ExpoPymes, donde Pontevedra sigue triunfando, mientras los periodistas hacían su trabajo, Pedro Pérez me dijo que me diera una vuelta a ver si se me ocurría alguna estupidez para mi crónica. En eso estaba yo cuando me dijeron que había un señor que estaba ofreciendo un invento prodigioso, un collar para perros que es imposible de robar y que lleva un geolocalizador, porque en México ahora está de moda secuestrar mascotas para pedir un rescate. No me extraña. Si unas señoras secuestran a Tino Lores impunemente, cualquiera puede secuestrar a una mascota. Como todo el mundo estaba ocupado y yo tenía instrucciones de pensar estupideces, y siendo el único de toda la comitiva que se preocupa por las mascotas, me pidieron que recibiera al señor de los collares. Lo hice solemnemente, en nombre del Concello de Pontevedra, y al instante redacté un convenio para comprarle 157.000 collares, a razón de 100 euros por collar, más otros tantos que me llevo de mordida, pues fíjese usted lo que nos costará la broma. Unos 30 millones, pero tal como le conté al señor, eso para nosotros no es dinero, pues según nuestro concelleiro de Facenda, Raimundo González, nuestras cuentas están saneadas.

En ExpoPymes el jueves hubo cierta dispersión y algún momento de desborde. Algunos empresarios tenían encuentros en diferentes puntos de la ciudad y Tino Lores desapareció nuevamente. Nos dijo que tenía una reunión en un lugar llamado El buen camino. El caso es que no aparece por ningún lado. Sospechamos que lo han vuelto a secuestrar. Hoy estoy pensando en ponerle uno de esos collares con geolocalizador para que no vuelva a suceder, que promocionar, promociona el Camiño y a nuestra ciudad, pero nos tiene a todos en ascuas. Así no hay manera de vivir, con Tino Lores apareciendo y desapareciendo en plan Álex y Cristina.

Este mismo jueves por la tarde, tras la entrega de este texto se firmaba otro convenio, no sé de qué. Este programa no hay Dios que se lo aprenda de memoria, así que yo voy a donde me van diciendo que tengo que ir y no hago demasiadas preguntas. Bastante tengo con escuchar el ruido de un edificio de hierro que están construyendo aquí enfrente de donde escribo y que sin duda es cosa de Telmo Martín, que está buscando la manera de boicotear a Willy Fog, que gobierna una ciudad compacta, no como Sanxenxo o como México, que no son compactas y la gente va por ahí a toda hostia para aparcar en la misa del domingo.

Los secuestros de Tino Lores
Comentarios