viernes. 28.01.2022 |
El tiempo
viernes. 28.01.2022
El tiempo

Madrid se rinde ante De la Sota

Tres imágenes de la exposición que se inauguró ayer en la capital de España. juanjo martín | efe
Tres imágenes de la exposición que se inauguró ayer en la capital de España. juanjo martín | efe

MADRID. Alejandro de la Sota es un arquitecto respetado «por una trayectoria ética y profesional impecable», explica Moisés Puente. «No construyó mucho, pero acertó mucho en lo que hizo», afirmó el comisario de la exposición que sobre el arquitecto pontevedrés se inauguró ayer en el Museo ICO de Madrid, al tiempo que lamentó que no haya habido el suficiente reconocimiento público al autor.

El centenario del nacimiento de De la Sota y de Miguel Fisac sirve para reivindicar a dos de las figuras más importantes de la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX a través de esta muestra, que se podrá visitar hasta el 23 de febrero de 2014.

Los dos coincidieron en su época de estudiantes, a mediados de la década de 1930, en la Escuela de Arquitectura, y durante años su trabajo fue en paralelo para después tomar caminos diferentes que les llevaron a convertirse en referencia de varias generaciones de arquitectos españoles.

Desde sus respectivos estudios de Madrid escaparon, de diferentes maneras, del clasicismo de corte imperial y la vuelta al localismo y al regionalismo impuesto durante el régimen franquista y reivindicaron el lenguaje del Movimiento Moderno.

Las más de quinientas piezas, entre dibujos, maquetas, fotografías, muebles y objetos, reunidas en la exposición, proponen un recorrido por la vida y la obra de los dos arquitectos, cuyas figuras se quiere reivindicar.

Tres espacios

Dividida en tres espacios bien diferenciados, en el primero de ellos una línea imaginaria divide la documentación sobre los hechos más relevantes de la vida de ambos arquitectos y de la sociedad en la que les tocó vivir. La siguiente sección propone visitar y contrastar seis de los más significativos proyectos de cada uno de ellos. La muestra finaliza con dos intervenciones creadas para esta exposición: la dedicada a Fisac realizada por Ramón Ruiz-Valedepeñas, presidente de la Fundación Miguel Fisac, y la otra, a De la Sota, del artista David Bestué.

De origen pontevedrés, Alejandro de la Sota desarrolló una arquitectura de inspiración racionalista y de naturaleza abstracta, muy en conexión con la obra americana de Mies van der Rohe y de otros emigrados europeos en Estados Unidos.

Obras maestras

El Gobierno Civil de Tarragona, el Gimnasio del Colegio Maravillas de Madrid, la Casa Domínguez en Poio (en cuyas instalaciones precisamente acaba de celebrar el Día de la Arquitectura el Colegio de Arquitectos de Pontevedra), el edificio de Correos de León, la intervención en el Pueblo de Esquivel y el proyecto para una urbanización junto al mar en Alcudia son los trabajos seleccionados por Moisés Puente para la exposición.

«He intentado seleccionar unos proyectos que permitieran un enfrentamiento con los de Fisac, así como incluir aquellos que le consolidaron como arquitecto: el Gobierno Civil de Tarragona y el gimnasio del Colegio Maravillas», considerado por el crítico británico William Curtis como el edificio más significativo de la arquitectura moderna española.

«Creo que es el momento de recuperar sus figuras y su labor. Trabajaron en condiciones muy duras en un país aislado. Se inventaron una modernidad que hicieron muy española», señaló.

Jornadas en Portonovo

De la Sota centra unas jornadas que se celebran desde hoy en Portonovo (Hotel Caneliñas) en las que, entre otras cosas, se visitarán obras como la Misión Biolóxica de Galicia en Salcedo, el Pavillón de Deportes de Pontevedra y la Casa Domínguez de Poio. Se puede obtener más información en [email protected]

Madrid se rinde ante De la Sota
Comentarios