sábado. 19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo

Los mayores premios de la historia de la ruleta

A mediados del siglo XVII, Blaise Pascal cambió la historia de los juegos de azar con la invención de la ruleta. El filósofo, matemático, físico y teólogo francés estaba empeñado en diseñar una máquina de movimiento perpetuo, es decir, que permaneciera moviéndose de manera constante sin ningún tipo de ayuda mecánica. En el marco de esas investigaciones, el francés, una de las mentes más privilegiadas del siglo XVII, presentó una versión primitiva de esta modalidad tan popular de los casinos. Este mecanismo ideado por Pascal fue adaptado por los hermanos Francois y Louis Blanc al mundo de los juegos de azar, especialmente con la inclusión del número cero. Una nueva ruleta que se instaló en el Principado de Mónaco. De esta forma, el Casino de Montecarlo fue el primer establecimiento de la historia en ofrecer esta modalidad a los jugadores.

A pesar de ser uno de los juegos de azar más antiguos, la ruleta sigue siendo una de las modalidades más populares de los establecimientos de juego, tanto en los casinos online como físicos. Una popularidad que se debe, entre otras cosas, a sus altas probabilidades de ganar. Miguel Córdoba Bueno, profesor de Economía Financiera de la Universidad CEU San Pablo, señala en su libro titulado Anatomía del Juego: Un análisis comparativo de las posibilidades de ganar en los diferentes juegos de azar que la ruleta es el juego de azar con más probabilidad de ganar.

Los jugadores tienen un 49,96 % de posibilidades de ganar en la ruleta francesa con el método de apostar al rojo o negro. Un porcentaje que se mantiene en los casinos online, entre los que destaca 888 Casino Online, plataforma de juego donde destaca la modalidad de la ruleta. De esta forma, no es de extrañar que la historia de la ruleta esté llena de jugadores afortunados. A continuación te presentamos algunos de los premios más grandes que se han logrado en esta modalidad. 

3,5 millones de dólares de Pedro Grendene

Pedro Grendene es el presidente de Vulcabras Azaleia, una de las empresas de calzado más importantes de Brasil y América Latina. Además, el empresario brasileño es hijo de Alexandre Grendene Bartelle, propietario de las famosas sandalias Ipanema y uno de los hombres más ricos del país, y sobrino de Alejandro Grendene Bartelle, millonario número 24 de Brasil según la revista Forbes. Ahora pongámonos en situación. La afamada familia brasileña aprovechó unos días de vacaciones para pasar unos días de descanso en la ciudad uruguaya de Punta del Este, donde se encuentra uno de los balnearios más exclusivos de Latinoamérica. Pedro Grendene y su familia se alojaron en el lujoso hotel y casino Conrad, establecimiento de juego que solían visitar los empresarios brasileños.

El exitoso empresario brasileño tiene conocimientos de matemáticas y la probabilidad. Una inteligencia que suele aplicar a modalidades como la ruleta, como demostró en el casino del Hotel Conrad. Pedro Grendene es un habitual de este establecimiento de juego. De hecho, los propietarios del salón de juego le suelen ofrecer la oportunidad de disfrutar de los juegos de azar en una sala privada. Sin embargo, Pedro prefiere jugar rodeado de amigos para deleitarse con el ambiente que se respira en este lugar. Durante esas vacaciones junto con su familia, el brasileño apostó 100.000 dólares al número 32 en la ruleta francesa. Una apuesta arriesgada que convirtió en 3,5 millones de dólares cuando la bola cayó en el 32, consiguiendo uno de los mayores premios de la historia en esta modalidad de juego. Un premio del que solo se llevó 50.000 dólares, ya que el resto lo repartió entre sus amigos.

2 millones de libras de Sir Philip Nigel Ross Green

Sir Philip Nigel Ross Green, multimillonario dueño de Arcadia Group (grupo que engloba marcas de moda como Topshop, Dorothy Perkins, Topman, Miss Selfridge, Wallis y Evans), saltó a las portadas de los diarios más importantes de Reino Unido en octubre de 2018 tras ser acusado de abusos sexuales por un parlamentario de la Cámara de los Lores británica. El empresario nacido en Croydon fue nombrado caballero por la Reina Isabel II en el año 2006, tras la recomendación del político Tony Blair. En cualquier caso, el controvertido Philip Green es un apasionado de los casinos. Un gran apostador que ha dejado su huella en algunos de los establecimientos de juego más emblemáticos del Reino Unido, con espectaculares victorias en modalidades como la ruleta.

La gran victoria de Philip Green llegó en 2004. El empresario británico acudió a uno de los casinos más exclusivos de Londres, Les Ambassadeurs Club, y tras una espectacular racha apostando muy alto en la ruleta europea consiguió 2 millones de libras en una sola noche. A pesar de conseguir uno de los mayores premios de la historia, el multimillonario regresó varias veces al establecimiento de juego durante el año. Unas visitas con las que consiguió otro millón de libras. Una serie de victorias que provocó que London Clubs International (LCI), propietaria de Les Ambassadeurs, tuviera que emitir un comunicado advirtiendo a los inversores de la disminución de las ganancias. Situado en Park Lane, este espacio es uno de los clubes de juego más exclusivos del mundo, así como uno de los lugares favoritos de la capital del Reino Unido para multimillonarios británicos y visitantes de otros países.

1,3 millones de libras de Mike Ashley

Mike Ashley es el fundador y propietario de la cadena de distribución deportiva Sports Direct, así como el dueño del Newcastle United FC, club de la Premier League (la máxima categoría del fútbol inglés). Considerado como uno de los hombres más ricos del Reino Unido, con un patrimonio de 2,8 billones de libras según la revista Forbes, el británico es un aficionado a los juegos de azar. En 2008, Mike Ashley viajó hasta Londres para disfrutar de modalidades como la ruleta en el prestigioso Fifty London Casino. En apenas 15 minutos después de sentarse en la mesa de juego realizó varias apuestas al número 17, su número de la suerte. En total apostó 480.000 libras al número 17, así como todo aquello que involucrara a este número. Una cantidad que transformó en 1,3 millones de libras cuando la bolita lanzada con el croupier se detuvo en esa casilla.

Los mayores premios de la historia de la ruleta