sábado. 14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo

''Me daba miedo ir por ahí con todo el dinero en efectivo que me habían dado''

Los procesados, en primer término, y el fiscal Antidroga, al fondo, ayer, en la Audiencia (Foto: Gonzalo García)
Los procesados, en primer término, y el fiscal Antidroga, al fondo, ayer, en la Audiencia (Foto: Gonzalo García)

PONTEVEDRA. La segunda sesión del juicio que acusa de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de sustancias estupefacientes al histórico narco de Poio Antonio Carballa Magdalena, a su esposa, a su hija y a varios presuntos colaboradores suyos, celebrada ayer en la Sección Cuarta de la Audiencia, giró en torno a las declaraciones de algunas de las personas que habían cerrado tratos con ellos durante el período investigado. De sus testimonios no se obtuvo nada diferente a lo que suele ocurrir en estos casos: todos ellos cobraron con dinero en efectivo, una forma de pago que el fiscal entiende ligada a la ilícita procedencia del dinero (lo que pretendió demostrar ante el tribunal) y que las defensas consideran habitual en este tipo de operaciones (argumentación que trataron de hacer valer ante los magistrados).

Dos de los tres primeros testigos en intervenir narraron sendas ventas de terrenos a Carballa Magdalena. J.R.B. explicó a preguntas del fiscal Antidroga, Luis Uriarte, que "me pagó unos 7.500 euros en efectivo" y añadió tras la cuestión de la defensa del narco que "me pareció normal". A.G. declaró en la Sección Cuarta que vendió dos fincas, 'Prado Loureiro' y 'Prado de Abaixo', a Antonio Carballa "en 2006, pero se escrituró en 2009". Afirmó que todos los pagos se los hicieron en efectivo, pero hizo hincapié en que "me dio 9.000 euros en cinco veces, pero lo que no me parece normal es que a día de hoy aún me deba 8.000 euros". El testigo, con el inesperado comentario, hizo esbozar una sonrisa a la sala.

A continuación intervino un representante de un taller de automoción de la comarca de O Salnés, que dejó claro que María Luisa González Iglesias, esposa del narcotraficante, le pagó en efectivo el importe de un Audi A-3. En la misma línea detalló otra operación el responsable de un concesionario de Vigo, aunque en su caso dejó claro que para la compra de un vehículo (otro Audi) González Iglesias hizo entrega del anterior y abonó una pequeña entrada, financiando el resto del importe.

Otro de los testigos que intervino fue el capitán del puerto deportivo de Combarro, que explicó que Beatriz Carballa, una de las imputadas, compró allí una plaza de amarre habiéndola pagado en efectivo en tres entregas.

La declaración más interesante llegó a continuación, y la realizó una persona que vendió la finca 'Vento' a Sanxenxo Urbanizaciones, sociedad administrada por Beatriz y por Jonatan Prado, dos de los procesados. En ella afirmó que Manuel Prado López, padre de Jonatan, le pagó unos 300.000 euros en efectivo. "Me sorprendió. Lo ingresé automáticamente en Caixanova porque me daba miedo andar por ahí con todo ese dinero".

Una mujer que intervino después añadió un comentario relevante al afirmar que le pagaron una propiedad por 78.000 euros "en efectivo, dentro de una bolsita".

El fiscal pide para los seis procesados (un séptimo falleció durante la instrucción) penas que, sumadas, alcanzan los 28 años de prisión (seis para Carballa, cinco para su esposa y para su hija y cuatro para el resto). Además, solicita el pago de multas que superan los 18 millones de euros y el comiso definitivo de todos los bienes que figuran en el marco de la investigación y que han sido puestos sobre la mesa en el actual juicio (varios pisos, fincas, vehículos y fondos de inversión por valor de varios millones de euros más).

En la mañana de hoy (10.00 horas) continuará el plenario con la intervención de los peritos propuestos por las partes y, si la vista transcurre de forma ágil, los primeros informes de conclusiones.

''Me daba miedo ir por ahí con todo el dinero en efectivo que me...
Comentarios