lunes. 19.08.2019 |
El tiempo
lunes. 19.08.2019
El tiempo

Los niveles de infidelidad a las marcas aumentan cada año

Nunca en la historia se había alcanzado tanto poder en las manos de los consumidores. Nos encontramos en una era digital con la tecnología móvil al alcance de la mano y una increíble influencia de las redes sociales tanto en la vida privada como en la visibilidad corporativa. Es por ello que uno de los objetivos de la mayoría de las empresas es el trabajar en la construcción de una gran confianza con el cliente y su lealtad con la marca, al fin y al cabo, son ellos quienes expresan su opinión e incentivan a su comunidad a hacer lo mismo.

Todos los servicios y productos (independientemente del sector) necesitan clientes fieles para poder crecer y mantener las ganancias generadas, pero no es una tarea fácil. Si se busca una cartera, es increíble el sinfín de tiendas disponibles que te ofrecen el mismo producto a precios muy competitivos. Al igual que en los servicios y el entretenimiento, si por ejemplo se busca juga online habrá siempre miles de casinos dispuestos a recibirte con los brazos abiertos. Es más, te sorprendería saber la oferta de códigos de bonos y códigos promocionales que tienen.

Estanterías repletas de productos. PEXELS
Fuente: Pexels

Datos precisos en España

Los niveles de infidelidad en las marcas están aumentando entre los consumidores de todo el mundo cada año a la velocidad de la luz y cada vez más, el decisivo criterio del consumidor es fundamental. Alrededor del 8% de las personas prefieren mantenerse seguros, rara vez probando nuevas marcas o productos, un 42% dice que prueba nuevos productos/marcas de forma muy voluntaria y casi la mitad (49%) dispuestos a probar nuevos productos en todo el mundo. Solo las regiones de Asia y el Pacífico tienen una mayor propensión a esta infidelidad y no alcanzan ni mucho menos estas cifras.

Sin embargo, los porcentajes españoles son también indicativos de un renovado deseo de novedad. El 35% de los consumidores españoles les encanta probar nuevos productos y marcas, y el 57% está dispuesto a probarlos de vez en cuando. Eso sí, el aumento de la infidelidad en el consumo, aunque crea nuevos riesgos, también crea nuevas oportunidades para la diversificación de la oferta, dando la posibilidad a las nuevas empresas de alcanzar el éxito de manera rápida y sencilla. En lugares como Pontevedra, por tercer año consecutivo se han abierto más empresas de las que se han cerrado.

Cuatro personas sostienen un cartel con un tick. PIXABAY
Fuente: Pixabay

Un cambio inesperado

Es increíble el cambio que ha dado la sociedad en los últimos años, cambiando los valores y las motivaciones de las personas. Los jóvenes no buscan tener la vida de sus padres, no quieren una vida de esfuerzo y sacrificio que se verá recompensada a medio o largo plazo, sino recompensas a corto plazo. Se ha convertido en todo un estilo de vida, vivir al día sin pensar demasiado en el futuro y pretendiendo llegar alto de una manera rápida y sencilla. La democratización del lujo en muchos sentidos, así como la globalización en términos de comunicación y la propagación de un estilo de vida con una cierta despreocupación del medio/largo plazo ha contribuido a este gran cambio en la sociedad y al consumo que se realiza.

A todo esto, si además añadimos el aspecto de saturación de oferta que irremediablemente está llevando a la concentración empresarial, nos lleva a establecer un nuevo marco de relaciones entre consumidores y empresas. Pero eso no es todo. La creciente convergencia entre lo online y lo offline también cambia la lógica de las relaciones con los clientes. Las marcas deben trabajar a día de hoy también en su marketing y en servicios relacionados con los productos y servicios online, ya que el nivel de calidad te da a conocer entre los internautas. Atrás quedan los productos o servicios que se vendían únicamente por su precio, hoy en día los factores que influyen en los consumidores son muchos más.

Los niveles de infidelidad a las marcas aumentan cada año