Viza: "Ganar el Mundial de fútbol femenino es subirse al trampolín, pero hay que seguir nadando"

Quería ser corresponsal, pero acabó narrando hasta seis Juegos olímpicos y retransmitiendo tres mundiales de fútbol. Una de sus primeras entrevistas fue a la primera campeona del mundo española, pepita Cuevas. Este sábado Olga Viza (Barcelona, 1958) se sube al escenario de ‘as mulleres que opinan son perigosas’ para hablar como pionera del periodismo deportivo
Olga Viza. DP
photo_camera Olga Viza. DP

Empezó en el mundo del periodismo en un área en la que entonces apenas había mujeres. ¿Cómo recuerda sus inicios?
Pues mira, si había algo en lo que no pensaba en aquel instante es que fuera mujer en el periodismo deportivo. Sé que éramos muy pocas, cinco en toda TVE haciendo información deportiva, pero no era lo primordial para mí en ese momento. Lo primordial era aprender y estar a la altura de lo que me pedían. El director del programa en el que yo entré tenía 26 años y tenía una mirada muy abierta. Eso lo hacía confortable. Incluso el tener en una redacción a grandes voces del periodismo, hombres, que lejos de mirarnos de reojo nos dieron cultura deportiva. Estaré eternamente agradecida a Juan José Castillo, que es un icono del periodismo deportivo de este país. Mis primeros recuerdos no eran de situarme como mujer, si no de encajar en algo que era absolutamente nuevo para mí, porque ni lo perseguí, ni soñé nunca con estar en una redacción de deportes.

Ha dicho que entonces no sufrió discriminación por ser una mujer, sin embargo, las siguientes generaciones no lo han tenido tan fácil.
Es cierto. Cuando hablo con María Escario o Paloma del Río, que son de las generaciones siguientes a la mía, lo comentamos. Ellas ya lo percibieron. Sin embargo, Mercedes Milá, que fue la persona a la que yo fui a sustituir, y yo pertenecíamos a esa generación que éramos novedad y despertábamos curiosidad. Siempre hay miradas miopes, siempre, en todos los lados, no solo en el mundo del deporte. Pero creo, y esa era mi obsesión, que no hay nada que iguale más que la buena preparación, las preguntas adecuadas y el respeto a los hechos, al deportista o a la deportista con la que hablabas. Normalmente eran los deportistas, que lo que querían contar eran sus triunfos y fracasos. Otra cosa es que los poderes miraran de reojo y con cierto desdén a 'las niñas'. Algunos deportistas, acostumbrados a las preguntas de mis compañeros veteranos, descubrieron que había otras miradas sobre lo que hacían. Los reportajes o las preguntas que nosotras hacíamos tenían otro matiz. Ni mejor ni peor, otro matiz.  

Dice que nunca había pensado en hacer periodismo deportivo, ¿con qué soñaba entonces?
Tienes que creerme, soñaba poco. Lo que realmente quería, siempre lo decía, era ser corresponsal. Esa forma de vida seguramente muy peliculera de los periodistas, de crecer conociendo cosas nuevas más allá de donde vives, de tener una información global del mundo... era lo que más me seducía.

Sin embargo, ha llegado a narrar seis Juegos Olímpicos y retransmitido tres mundiales de fútbol. Los Juegos de Barcelona han sido los más especiales. 
Es obvio, ¿no? Una de las virtudes que he tenido es que todas las cosas que hago desde las más pequeñas hasta las grandes me han ilusionado. Todo. Antes y ahora, pequeñas y grandes, pero imagínate, si vas a hacer unos Juegos en tu ciudad. De repente, todo aquello que has visto en todas las partes del mundo va a estar en tu kilómetro cero. Si ya te parecía fascinante vivirlo en Los Ángeles o en Seúl, imagínate vivirlo en casa. He tenido la sensación de que las personas que estaban organizando aquello lo estaban haciendo muy bien. Jugábamos con ventaja... No existían las redes. Con redes habría sido distinto (risas). 

Cuando empecé no pensaba en que era una mujer, lo primordial era aprender y estar a la altura de lo que me pedían"

¿Cómo ha cambiado en todo este tiempo el panorama deportivo? En el fútbol también. Ahí están las Campeonas del Mundo de fútbol femenino...
Si me dicen cuando yo empecé que algún día iba a ver un partido en el que la selección española de fútbol femenina se iba a proclamar Campeona del Mundo... Ya me parecía un hito que lo consiguieran los hombres, pero es que además es una forma de cerrar el ciclo porque uno de mis primeros reportajes fue a la primera mujer del deporte español que se proclamó campeona del mundo de algo, de la que no se acuerda nadie, era una patinadora de velocidad, de patines sobre ruedas, que se llamaba Pepita Cuevas. Fue cinco veces campeona del mundo, pero nadie se acuerda de ella, por eso siempre las reivindico. Conoces a la primera y ahora muchos años después observas que el gran icono del deporte patriarcal, que es fútbol, es el que da el golpe sobre la mesa, el de la igualdad. ¡Ni diseñado! Tenían que ser ellas, un equipo de fútbol de mujeres el que diera el golpe en la mesa.

No lo han tenido fácil, y todo el caso Rubiales lo ha complicado aún más, ¿no? 
Yo creo que lo ha evidenciado. Los aderezos del título lo han eclipsado, pero pueden revertir en una noticia positiva para el impulso del fútbol femenino, porque evidencia exactamente de lo que estábamos hablando. La carga social del título es esa. Nos estábamos quejando de comportamientos hacia nosotras, pues hasta ese mismo día. El título es subirse al trampolín, pero hay que seguir nadando.

Ha dirigido el informativo en Antena 3 entre 1992 y 1998 y también ha moderado un debate presidencial, el segundo cara a cara entre Zapatero y Rajoy en 2008.
El otro día haciendo un programa de tele estuve con Zapatero y me dijo: "Sabes Olga? He revisado antes de venir ese debate y ¡fue de guante blanco!". Le dije: "¡Pero si os dijisteis de todo!". "De guante blanco si lo comparamos con lo que es ahora la conversación política". Fíjate que eso fue en el año 2008. Me llamó Campo Vidal, primero dije que no, pero después me dijo una palabra y le pedí cinco minutos para pensarlo. Me dijo: "Hay consenso en que lo hagas tú", y yo a esa palabra le tengo mucho respeto. Intenté que solo fuera una extraordinaria experiencia y que sirviera para su objetivo, es decir, que ellos contrastaran y debatieran un poco. Y tengo que decir que lo mejor fue lo que no se vio, que son las conversaciones en tono bajo que tenían Rajoy y Zapatero, sus complicidades políticas, sus diferencias con una sonrisa, los chistes incluso, las ironías... eso fue lo mejor, sentirme espectadora privilegiada.

Hoy sería impensable...
Nunca se sabe, depende de la actitud en la que vayan. Yo aprendí mucho de la escuela del periodismo deportivo y cuando pasé a dirigir el informativo de las 3 me sirvió porque al final tú aprendes a tomar distancia, a ser decente en tus valoraciones, porque puedo ser del Barça pero si el Madrid le mete 5-0 tengo que contar que el Madrid ha estado muy bien y el Barça muy mal. Pues eso es lo mismo cuando llegas a la política. Todos tenemos una opinión, pero tienes que ser respetuosa con los hechos, estés o no más cerca de uno u otro.

No hay nada que iguale más que la buena preparación, las preguntas adecuadas y el respeto a los hechos"

Ha dicho que "desde que las redes presiden el periodismo hay mucho miedo al titular". 
El miedo al titular es ya de antes de las redes. Es inmenso. Sobre todo en el fútbol, lo ha sido históricamente porque un titular puede complicar la vida a alguien que depende de un contrato, de unos esponsor... El periodista puede titular de una manera pero las redes desvirtúan y a lo mejor colocan otros titulares. Las redes son sobreinformación y no siempre es cierta. No se puede contar mejor que con la metáfora que le escuché una vez a Gabilondo: "En caso de inundación lo primero que escasea es el agua potable". Ahora hay mucha gente que se informa a través de las redes, que tienen cosas buenísimas, pero eso puede no ser cierto y tú lo das como tal. Es necesario un periodista que lo verifique.

¿Está en crisis hoy el periodismo? 
Hablar de crisis es como hablar de la crisis del equipo de fútbol. Evidentemente, lo tiene más complicado pero eso lo hace más necesario. Tenemos que aumentar nuestra conciencia crítica como ciudadanos para poder discernir dónde me están sesgando o dónde me están diciendo la verdad.

¿Qué aconseja a sus compañeros y compañeras periodistas cuando deja una redacción?
Yo no me he ido de ningún sitio, en cualquier caso me han echado de uno. Pienso que el periodismo se hace para la gente, la finalidad es esa, seas mujer, seas hombre, el periodismo no tiene que obedecer a otro interés que el servir de vínculo con la sociedad. El día que entré en Antena 3 me dijo Jesús Hermida, e: "No dejes de ser tú misma". A mí me resulta más complicado ser quien no soy. Veo las cosas con mis propias gafas, cada cual lleva las suyas. Y no doy consejos, pero si veo que hay algún becario o alguna becaria diciendo "qué pensarán mis jefes..." les digo: "¿Cuál es la verdad?, cuéntala". Con respeto al lugar donde estás, pero con honestidad.  

"Si las feministas clásicas no hubieran empujado desde hace décadas no estaríamos aquí"

¿Cómo ha vivido la ola de feminismo y esta reacción que hay ahora?
Sabiendo que formo parte de una actitud comprometida con el papel de la mujer. En 2018, cuando fue el primer gran 8-M, empezaron a llamarme porque buscaban a las pioneras y yo decía os voy a defraudar porque yo si empecé fue porque tuve la complicidad de un director que contó conmigo. Creo mucho en las complicidades entre nosotras y entre nosotras y ellos también. Yo me sentía dentro de ese movimiento, luego me ha dado una pena enorme que lo hayamos politizado. Si las feministas clásicas no hubieran empujado desde hace décadas no estaríamos aquí. Me parece ridículo pelearse. Es verdad que no estamos de acuerdo en algunas cosas, pero tenemos que demostrar que sabemos entendernos.   

Rosa María Calaf, Paloma del Río... Han pasado por Mulleres que opinan. ¿Es Olga Viza una mujer peligrosa?
No me considero peligrosa. A lo mejor es que llevo 46 años en esto, pero creo que ese adjetivo es para los que aún piensan en blanco y negro. La opinión de la mujer es necesaria, imprescindible, obligatoriamente necesaria.

Comentarios