sábado. 29.01.2022 |
El tiempo
sábado. 29.01.2022
El tiempo

Pontevedra se queda sin viajes regulares a Ons y sin minicruceros a las playas

PONTEVEDRA. Aún con el mal sabor de boca que ha dejado la aparente pérdida de la única sala de cines, la ciudad capitalina ha de despedirse de otra importante oferta de ocio: los minicruceros a playas que ofrecía Latitude 42º y los viajes regulares en barco a las islas de Ons que ofertaba la naviera Rías Baixas entre semana.

Esta última ha echado números y las cuentas no le salen. Las condiciones meteorológicas adversas que castigaron a Pontevedra en los últimos dos veranos y la poca demanda que se presenta en el muelle de As Corvaceiras han propiciado unos balances difíciles de soportar. "No compensa", asegura el administrador de la empresa, José Luis Núñez.

La decisión definitiva se adoptará a finales de este mes, pero existe un 99% de posibilidades de que la naviera suspenda para el próximo verano los viajes a las islas en días laborables. "Probablemente, solo los mantengamos el fin de semana", añade el responsable de la empresa.

La oferta se mudará a otros destinos costeros de la provincia, cuyos puertos registran una mayor actividad turística. Por ejemplo, Portonovo, donde llegan a realizar entre cuatro y cinco viajes diarios, pese a las inclemencias del tiempo. "El turista que viene a Pontevedra lo hace para conocer la ciudad, pero pernocta en los lugares de playa, donde el servicio funciona mejor. Los hoteles de Pontevedra se han portado muy bien y las oficinas de turismo también han colaborado. Sin embargo, creemos que no será rentable permanecer aquí con el catamarán", alega el administrador.

El año pasado, Rías Baixas ofrecía todos los días escapadas a Ons con salida a las 10.00 y llegada a las 19.00 horas, salvo los martes. En 2013, el catamarán, con capacidad para 200 plazas, solo atracará en As Corvaceiras los sábados, los domingos y puede que algún festivo.

Calendario

Las rutas comenzarán a finales de junio y se desarrollarán hasta principios de septiembre. Los horarios y las frecuencias todavía están por concretar.

"Tal y como está la situación económica", la compañía respetará las tarifas del año pasado. Así, el precio de ida y vuelta del billete será de 17 euros para los residentes en la provincia y de 20 para el resto de clientes.

En paralelo, prevé ofertar excursiones personalizadas que, en este caso, si se podrán realizar en cualquier día de la semana, al gusto del consumidor. Para ello estará disponible el propio catamarán, Acuarium Cat, y el 'barcotaxi', una lancha con doce butacas de piel que se puede alquilar por 200 euros la primera hora y 50 la hora adicional.

Por otro lado está por decidir el devenir de la ruta que empezó a ofrecer el año pasado por los mejores parajes que rodean a la capital. El recorrido salía del puerto, continuaba por las playas de Aguete y Tambo y finalizaba en Combarro, donde la embarcación volvía a poner rumbo al recinto portuario pontevedrés.

El servicio estaba disponible todos domingos (a partir de las 16.30 horas) y tenía un coste variable de entre cinco y 13 euros, en función de la edad y la procedencia del cliente. ¿Qué ocurrirá este verano? Está por decidir. Rías Baixas teme que la temporada estival sea igual de nefasta que la de 2012, "cuando en pleno agosto tuvimos tres temporales", recuerda el administrador. "El clima no ayuda y es uno de los factores que más ha influenciado nuestra decisión", sentencia.

Latitude 42º

Panorama similar planea sobre la oferta de Latitude 42º, una empresa que contó con el respaldo de Terras de Pontevedra para introducirse en el mercado local hace dos años con viajes a Ons, rutas por calas y un recorrrido por el triángulo formado por Pontevedra, Marín y Combarro.

A su responsable, Nacho Bastos, los cálculos tampoco le salen, teniendo en cuenta los escasos, por no decir nulos encargos que ha tenido desde que ha arribado al muelle de As Corbaceiras: "Estoy haciendo una comparación entre los costes y los ingresos y las previsiones no son muy halagüeñas. Solo en sueldos requiere de una inversión de 9.000 euros al mes y la gente no está llamando ni para preguntar".

El año pasado fue para olvidar. Pese a la promoción y a la variedad de sus propuestas, no tuvo ni la primera solicitud para zarpar desde As Corvaceiras. Tanto fue así, que ni siquiera llegó a sacar la embarcación de un astillero privado en la que permanece anclada.

En toda la temporada anterior (2011), Latitude 42º apenas despachó viajes por la ría pontevedresa y solo vendió un único viaje de su barco-taxi a las playas. Este verano no se presenta mejor.

Bastos también teme que el tiempo no acompañe y que el esfuerzo por intentar reflotar su cartera de servicios sea inútil, o lo que es peor, un nido de pérdidas. Por ello, aboga por reflexionar la decisión más detenidamente: "El año pasado no trabajé y fue lo mejor, porque no me hubiera dado para pagar los gastos. En Portonovo tampoco nos fue muy bien, porque casi no salimos, así que no sé qué va a pasar este verano. El sondeo que estoy haciendo entre compañeros del sector no es muy esperanzador, las navieras incluso están intentando deshacerse de los barcos, y en mi caso necesito un mínimo de dos turnos de dos personas y los gastos de atraque. Es una decisión difícil".

Pontevedra se queda sin viajes regulares a Ons y sin minicruceros a...
Comentarios